Menú

Viuda negra

Viuda negra

La viuda negra tiene la reputación de ser una de las arañas más peligrosas de nuestro planeta. Sus enromes glándulas de veneno y su nombre tan místico, la hacen un arácnido muy especial. ¿Sabes a qué se debe su nombre? ¿Quieres conocer qué tan potente puede ser su veneno? A lo largo de estas líneas podrás aprender un poco más sobre los datos más curiosos y relevantes que rodean a esta araña. Síguenos.

Características de la viuda negra

Clase: Arachnida

Familia: Theridiidae

Peso: 1 gramo

Longitud: 40 mm

Diámetro: 6,5 mm

Longevidad: 1 – 3 años

Alimentación: Carnívora

Dieta: Insectívora

Reproducción: Ovípara

Cantidad de huevos: 100 – 400

Distribución: Todo el planeta excepto en la Antártida

Hábitat: Ambientes secos y oscuros

Número de especies: 31

El nombre científico de la viuda negra es Latrodectus, y engloba a un total de 31 especies, aunque la más conocida es la Latrodectus mactans. Su nombre se debe a su particular sistema de reproducción, ya que, una vez que la hembra ha sido fecundad por el macho, matará a este último y se alimentará de él.

Por otra parte, las características de la viuda negra hacen que sea un animal muy peculiar. Las hembras, por lo general, poseen una mancha de color rojo en forma de reloj de arena, ubicada en la parte inferior de su abdomen. Los machos, por el contrario, son más pequeños que las hembras, y las manchas son de color blanco o amarillo.

Se conoce además que la telaraña de la viuda negra es la más fuerte de todas. A continuación, puedes encontrar más información sobre este arácnido.

Dónde viven las viudas negras

Las viudas negras habitan en prácticamente todos los continentes, a excepción de la Antártida. La especie más común habita en Norteamérica, especialmente en Estados Unidos y México. El resto de las especies puede ser encontrada en una gran diversidad de ambientes y regiones, como por ejemplo, África del Norte, Oriente Medio, Asia, Europa y Australia. El hábitat de las viudas negras se compone principalmente de áreas secas y oscuras, mientras que en el invierno buscarán lugares más cálidos y agradables. En el hogar, la viuda negra acostumbra a habitar regiones apartadas y de poca iluminación como garajes, sótanos y armarios.

Qué comen las viudas negras

Para comprender de qué se alimenta la viuda negra, debemos conocer que son animales ovíparos. Sus redes son fabricadas generalmente a ras del suelo, donde podrán capturar una gran variedad de presas a las que inyectar su veneno tan pronto se acercan a la telaraña. Es necesario conocer que las viudas negras no poseen una buena visión, por lo que se basan en las vibraciones para advertir la presencia de sus presas. Generalmente, la alimentación de las viudas negras consta de hormigas, orugas, escarabajos, cucarachas, escorpiones y saltamontes. Resulta interesante además que la viuda negra comienza a procesar su comida fuera de su cuerpo, ya que una vez capturada la presa, le inyectará sus enzimas digestivas para descomponer la carne y poder absorberla con mayor facilidad. Tras haberse alimentado, la viuda negra podrá permanecer varios meses sin volver a consumir alimentos.

Cómo nacen las viudas negras

Cómo nacen las viudas negras

La reproducción de la viuda negra ocurre durante la primavera y a comienzos del verano. Es conocido que las hembras devoran a sus machos tras la cópula, y una vez que han obtenido el esperma, producen hasta cien huevos protegidos por un saco de seda que mantendrá las crías a salvo hasta el momento de la eclosión. Ahora que sabes cómo se reproduce la viuda negra, debemos añadir además que el apareamiento en esta especie ocurre de forma peculiar. Generalmente, el macho ofrecerá su esperma a la hembra, tras lo cual, esta última lo colocará dentro de su cuerpo.

Comportamiento de la viuda negra

La viuda negra es de hábitos nocturnos y posee un comportamiento generalmente tímido. Las hembras tienden a ser más agresivas que los machos, pero en sentido general, se trata de animales solitarios, y que solamente acostumbran a socializar durante el apareamiento. Con frecuencia, las viudas negras tienden a colocarse en posición vertical sobre su telaraña, mostrando su distintiva mancha roja como señal de advertencia. El canibalismo sexual presente en esta especie no es tan frecuente como se piensa, siendo muy pocas las ocasiones en que esto ha sido documentado.

El veneno de la viuda negra

La mordida de una viuda negra puede ser extremadamente peligrosa. De acuerdo al volumen de veneno inoculado, el dolor producido puede ser mayor o menor. En cualquier caso, se requiere de asistencia médica inmediata para prevenir la propagación de la toxina. En la mayoría de las ocasiones, la mordedura de este arácnido puede dejar consecuencias irreversibles en la piel de la persona afectada.

No obstante, los expertos aseguran que la viuda negra no es agresiva, y solamente ataca cuando se siente amenazada o en peligro. Específicamente, la viuda negra americana posee un veneno 15 veces superior al de una serpiente cascabel, y el dolor se manifiesta a los pocos minutos de haber sido mordido.

Curiosidades de la viuda negra

Curiosidades de la viuda negra

  • Se conoce que el veneno de la viuda negra hembra es tres veces más potente que el de los ejemplares machos.
  • El dolor producido por el dolor de una viuda negra puede durar hasta cinco días.
  • La viuda negra solo ataca en defensa propia. Se ha llegado a comprobar que estos arácnidos pueden confundir los dedos de los seres humanos con insectos.
  • En el último segmento de sus extremidades, las viudas negras poseen pequeñas vellosidades que utilizan para envolver a sus presas con seda.
  • Cuando un insecto queda atrapado en su telaraña, la viuda negra se apresura a inyectarle el veneno, envolverlo en seda y cubrirlo con enzimas digestivas que licuan su carne y la convierten en una especie de “papilla”.

Videos de las viudas negras

Viudas negras criaturas mortales en mexico

Documental de La viuda negra

Calificación: 0/5 (0 votos).

También te interesará:

Envía un comentario

Send this to friend