Menú

Elefante

Elefantes

Los elefantes son los animales mamíferos terrestres más grandes de nuestro planeta. Actualmente, se conocen dos especies diferentes: el elefante africano y el elefante asiático, cada una de ellas con distintas subespecies, algunas extintas. Descendientes directos de los mamuts y los mastodontes, los elefantes han sido capaces de adaptarse a una gran variedad de ambientes como altas zonas montañosas, sabanas, desiertos, valles y bosques tropicales. El rasgo más distintivo de los elefantes es su alargada trompa, un músculo sin huesos que utilizan para recoger alimentos, emitir sonidos e identificar olores y sabores.

Características de los elefantes

Tamaño: 2,7 – 3,5 m

Clase: Mammalia

Orden: Proboscidea

Nombre científico: Elephantidae

Número de especies: 2

Peso: 3500 – 6500 kilogramos

Longevidad: 48 – 70 años

Alimentación: Herbívora

Dieta: Frutas, ramas, hojas

Reproducción: Vivípara

Distribución: África, Asia

Período de gestación: 18 – 22 meses

Origen: Después de la Era del Cataclismo

Músculos en la trompa: 400.000

Con respecto a los colmillos, estas estructuras forman parte de sus huesos, y no es extraño ver que los ejemplares presentan un colmillo más alargado que el otro.

Esto es debido a que, similar como ocurre con los humanos que pueden ser diestros o zurdos, los animales utilizan un colmillo con más frecuencia que el otro. A pesar de su considerable tamaño, los elefantes pueden alcanzar velocidades superiores a los 40 km/h. La altura de estos animales oscila sobre los cuatro metros, y en cuanto a sus orejas, estas tienen la capacidad de autorregular la temperatura del animal, ya que presentan una red abundante de vasos sanguíneos.

Para comunicarse con sus compañeros a kilómetros de distancia, los elefantes son capaces de emitir sonidos a baja frecuencia que no sólo viajan por el aire, sino también por la tierra, y son percibidos a través de sus enormes patas. Por otra parte, los elefantes poseen una piel arrugada con poca presencia de pelo, y en cuanto a la trompa del elefante, está compuesta por unos 10 000 músculos que le permiten hacer la función de brazo, nariz y mano.

Cuánto pesa un elefante

Los elefantes son animales pesados desde el primer momento en el que nacen. Con sus 22 meses de gestación, la cría en el momento en el que nacen van a pesar nada más y nada menos que 98 kilos aproximadamente, en cuanto van pasando las semanas, esta cifra va a verse doblada y triplicada gracias a la alimentación que le suministra la madre y también de la que van a ir tomando de su entorno. Cuando ya el elefante pasa a fase adulta puede llegar fácilmente a pesar 5 toneladas de peso, aunque los más adultos y de más edad pueden tocar casi las 7 toneladas.

Características generales de los elefantes

Los elefantes viven siempre en manadas guiadas por una matriarca.

Origen y evolución

Los elefantes, tanto los africanos como los asiáticos, comparten un mismo orden, Proboscidea, que aunque en el pasado aglutinaba a 350 especies, hoy en día, solamente tienen como miembros a la familia Elephantidae. Como curiosidad, podemos decir que la palabra elefante proviene de la cultura grecolatina, siendo “elephas” un término con el que se denominaba una bestia o ciervo cornudo del pasado. Por otra parte, la terminación “ele” y “fante” significa “gran arco”, una denominación que alude a los enormes colmillos de estos maravillosos animales.

Como mencionábamos al comienzo, el mamut es el pariente más cercano de los elefantes actuales, los cuales, a lo largo de la evolución del elefante perdieron la abundante capa de pelo que rodeaba a los mamuts. Un dato curioso es que, aunque estamos acostumbrados a pensar en los elefantes como animales muy grandes, existen evidencias arqueológicas que dan a conocer animales de esta especie con un tamaño similar a la de los cerdos durante el período prehistórico.

Similarmente, es asombroso conocer que los elefantes guardan cierto parentesco con los manatíes. Los elefantes actuales difieren mucho de los primeros ejemplares. Durante los cambios de temperatura ocurridos, estos animales reemplazaron su pelaje por una piel dura que les permitió habitar en regiones áridas y calurosas.

Al mismo tiempo, sus trompas también sufrieron modificaciones, debiendo incrementar sus habilidades para interactuar con el medio ambiente y sobrevivir. Durante todo este período, hace 50 o 60 millones de años atrás, los elefantes adquirieron un nivel de adaptabilidad sorprendente. Sin embargo, el proceso evolutivo no estuvo a la par de los factores externos, y por tal razón, hoy en día existen muchas especies extintas.

Dónde viven los elefantes

Los elefantes son capaces de adaptarse a una amplia variedad de hábitats y condiciones. Casi siempre puede vérseles en las praderas africanas, aunque no es extraño avistarlos también en sabanas, bosques y áreas con alguna fuente de agua cercana. Al mismo tiempo, los elefantes también gustan de revolcarse en el lodo o aplicarse una “ducha de polvo” muy necesaria para mitigar el efecto de los rayos solares y las picaduras de insectos.

La gran mayoría de ejemplares africanos que existen en la actualidad se encuentran en parques protegidos, aunque muchos de ellos prefieren emigrar a lo largo del año, especialmente cuando la destrucción de su hábitat a manos del hombre se hace inminente. En cuanto al elefante asiático, estos animales poseen poblaciones en algunos bosques tropicales asiáticos de China y la India.

Dónde viven los elefantes

Especialmente viven cerca de lugares con una fuente de agua.

Qué comen los elefantes

Los elefantes son animales de naturaleza herbívora, por lo que su dieta se compone principalmente de hierbas, cortezas de árboles, pequeños arbustos, plantas y frutas. En la mayoría de las ocasiones, un ejemplar adulto podrá ingerir hasta 250 kilogramos de comida al día. Cuando nacen, las crías solamente se abastecen de leche materna, pero a los dos años de edad pasarán a complementar su alimentación con frutos, ramas y hojas caídas, pequeñas cortezas de árboles, etc.

Evidentemente, el gran tamaño de estos animales y la habilidad de su hermosa trompa les permiten alcanzar alimentos en las zonas más altas e inaccesibles de los árboles. Generalmente, un ejemplar adulto envuelve con su trompa la rama de los árboles o el tronco, y lo sacude violentamente para que los frutos caigan al suelo y sus crías se alimenten.

No obstante, también pueden derribar el árbol por completo. Durante todo un día, 16 horas se dedican exclusivamente a la alimentación, ya que su cuerpo apenas procesa un 50% de los alimentos que ingiere. Asombroso resulta además que los elefantes beban hasta 15 litros de agua de una sola vez.

Cómo nacen los elefantes

Cuando dos ejemplares del sexo opuesto se aparean, comienzan por la etapa de cortejo, que aunque no suele tomar mucho tiempo, consiste en frotar sus cuerpos y entrelazar las trompas. Generalmente, la hembra ofrecerá resistencia al macho, debiendo este perseguirla para concluir el apareamiento.

Cuando un macho se encuentra listo para la reproducción comenzará a batir sus orejas para propagar su aroma y atraer a las hembras. A los 14 años de edad, las hembras alcanzan su madurez sexual, mientras que los machos entre 40 y 50 años son los que más oportunidades presentan para aparearse (ningún ejemplar joven se atrevería a enfrentárseles).

Asombrosamente, el período de gestación de los elefantes es de 22 meses, por lo que no es de extrañar que nazcan pesando hasta 150 kilogramos. No obstante, cuando nacen, las nuevas crías son completamente ciegas y necesitarán del cuidado de su madre, sobre todo para desplazarse. Habitualmente, las crías necesitarán hasta 10 litros de leche de manera diaria.

Cómo nacen los elefantes

Son los machos adultos los que más probabilidad de procrear tienen.

Cómo se comportan los elefantes

Los elefantes son animales sociales que viven en manadas. Para comunicarse entre ellos, emiten una serie de sonidos característicos que les permite transmitir sus emociones. Cuando un elefante barrita, significa que está asustado o que corre peligro, algo que quizás emplean además para alertar a los miembros de su grupo.

En el caso de los elefantes africanos de sabana, estos presentan una inteligencia asombrosa, en parte gracias a las dimensiones de su enorme cerebro. Generalmente, una manada de estos elefantes se compondrá mayormente de hembras y sus crías, aunque ocasionalmente pueden hacerse acompañar por un macho adulto. En el caso de los machos, estos pueden fusionarse con las hembras durante la fase de reproducción, e incluso, se tienen registros de más de 100 individuos dentro de un solo grupo.

Cuando un elefante se encuentra demasiado viejo y convalece, el resto de la manada suele acomodarse a su alrededor para acompañarlo durante el tránsito hacia la muerte. Por otra parte, con respecto a los elefantes asiáticos, los ejemplares del sexo masculino sufren de un estado llamado must, en el que el animal pierde la cordura y adopta un comportamiento sumamente agresivo. Generalmente, el must no suele tomar más de un mes.

Qué amenazas tienen los elefantes

Si analizamos el tamaño tan impresionante de los elefantes, no nos extrañaría que apenas presenten depredadores en la naturaleza, excepto quizás por el propio ser humano. Codiciado desde tiempos inmemorables por su carne y sus colmillos, los elefantes han sido víctimas de una explotación desmedida por el hombre.

En el pasado siglo, era una práctica deportiva muy común el cazar a estos animales, además de destruir su hábitat natural para llevar a cabo tareas de urbanización y cultivos. A finales de la década de los 80 del siglo XX, comenzaron a promoverse algunas leyes a favor del elefante que condenaban la caza ilegal y el tráfico de marfil. Esto se debió principalmente a que los elefantes vieron mermada su población de millones de ejemplares hasta unos pocos miles.

Según las estimaciones realizadas, el ritmo de matanza de los elefantes hubiese provocado su total extinción en el año 1995. No obstante, y dado el elevado precio del marfil en el mercado negro, hoy en día la caza furtiva del elefante no ha cesado, por lo que se trata de una especie constantemente en peligro de extinción.

Por qué son importantes los elefantes

Como parte del ecosistema, los elefantes desempeñan un papel esencial en el equilibrio y el mantenimiento del medio ambiente. Por ejemplo, cuando consumen frutos con semillas y se desplazan grandes distancias, son capaces de dispersar las semillas en otras áreas, incluso hasta 60 kilómetros desde el origen. Esto supone una gran importancia para enriquecer el hábitat y contribuir al mantenimiento de otras especies de animales.

Por qué son importantes los elefantes

El estiércol es un buen abono y dispersador de semillas.

Al mismo tiempo, el estiércol de los elefantes actúa como un abono natural sumamente efectivo para la vegetación, proporcionando minerales y nutrientes que contribuyen a la salud del suelo y el desarrollo de los cultivos. Para algunas especies, el estiércol de estos animales supone una fuente importante de alimentos, e incluso para algunos insectos y ranas representa un pequeño ecosistema donde desarrollarse. Los elefantes también son excelentes rastreadores de agua, ya que son capaces recorrer grandes distancias en busca de este líquido, y con ello, ayudar a otras especies, incluidos los humanos. Lee más en nuestra enciclopedia animal.

Qué especies de elefantes existen

Aunque en el pasado existieron más de 350 especies de elefantes, hoy en día sólo existen dos. Los elefantes africanos se dividen en especies de sabana y de selva, mientras que los asiáticos contienen cuatro subespecies: el elefante de Malasia, el elefante de Sumatra, el elefante de la India y el elefante de Sri Lanka.

  • Elefante asiático: Su cuerpo no es tan grande como el de sus primos africanos, y solamente los machos presentan colmillos. Pueden pesar hasta 5000 kilogramos y medir unos 300 centímetros de altura. Hoy en día, la India, Sri Lanka y Bangladesh son las zonas de mayor población para estos animales que apenas alcanzan los 50 000 ejemplares en estado salvaje.
  • Elefante africano: Es el más grande de las dos especies que existen actualmente. La gran mayoría habita en el desierto de Savannah y sus manadas no exceden los 20 miembros. Aunque no poseen depredadores naturales, estos elefantes se enfrentan a una dura persecución por parte del hombre en busca de sus colmillos.

Datos curiosos de los elefantes

  • Existen registros de que un elefante es capaz de vivir hasta los 80 años de edad.
  • En 1956, las autoridades angolanas registraron un elefante macho que medía 3.96 metros de altura, con un sorprendente peso de 11 000 kilogramos. Se trata del ejemplar más grande registrado hasta la fecha.
  • Con respecto a sus parientes asiáticos, el elefante africano posee unas orejas tres veces más grandes.
  • Además de regular la temperatura corporal, las orejas de los elefantes sirven para advertir del peligro a sus compañeros.
  • Al igual que las huellas dactilares en los humanos, las orejas de los elefantes son únicas de cada ejemplar.
  • La trompa de estos animales no sólo sirve para alimentarse y rascarse las orejas, también la utilizan para agarrar objetos y lanzarlos a sus adversarios.
  • Los colmillos del elefante pueden rebasar los tres metros de longitud y llegar a pesar hasta 100 kilogramos.
  • A pesar de tener cuatro patas, estos no pueden saltar.
  • Cuando los elefantes nacen, poseen un cerebro más grande que cualquier especie de nuestro planeta.
  • Los elefantes pueden consumir desde 150 hasta 250 kilogramos de comida al día.
  • Los colmillos del elefante podrían desaparecer en algún momento. Esto se debe a que los cazadores no asesinan a los elefantes que no poseen colmillos, y estos tienen más posibilidades de aparearse con las hembras.
  • Las hembras pueden parir hasta los 50 años de edad, a una media de un bebé cada 3 años aproximadamente.

Vídeo del elefante

Documental sobre la vida de los elefantes.

Calificación: 4.4/5 (104 votos).

También te interesará:

Tipos de elefantes y más información

Send this to friend