Menú

Elefantes

Elefantes Elefante es el nombre con el que es conocido el mamífero (terrestre) más grande del mundo.
Hoy en día existen dos especies diferentes de elefantes. El elefante asiático o indio y el elefante africano.
Ambas especies ocupan hábitats variados, como desiertos, sabanas, zonas de bosques tropicales, valles de ríos, zonas montañosas de gran altura, etc.
Los animales primitivos de los elefantes son los mamuts y los mastodontes.
La trompa de los elefantes es una adaptación de la nariz y es especialmente sensible a todo tipo de olores y sabores.

Es la característica física más distintiva de los elefantes. Se trata de un músculo alargado, sin huesos.
Es un órgano muy preciso ya que puede coger cosas delicadas o pequeñas sin problemas.

También utilizan la trompa para emitir sonidos, para sus baños de polvo, para derribar obstáculos, apartar la vegetación, etc.
Los baños de polvo consisten en que el elefante llenan su trompa de polvo, de tierra muy fina, para pulverizarse con él. Este proceso no afecta a la capacidad olfativa ni gustativa del animal ya que los tabiques nasales son independientes.
Los colmillos también son otra característica típica de la imagen que tenemos de los elefantes.
Estos colmillos que sobresalen son dientes incisivos de la mandíbula superior y crecen a lo largo de toda su vida.
Algunos colmillos pueden llegar a medir hasta tres metros y medio de longitud. Fotos de elefantes

La alimentación de los elefantes se basa en tallos, hojas, hierbas, maderas, etc, todos de poco valor energético. Por este motivo, deben masticar grandes cantidades de alimento al día para sobrevivir.
Esto supone un desgaste de sus dientes. En el caso del elefante, esto lo soluciona reemplazando los dientes que están gastados por otros nuevos.
Así, los primero dientes molares salen a los 14-15 años de edad. Alrededor de los 28-30 años, los dientes son sustituidos por otros nuevos.
Estos segundos molares durarán hasta los 40 años del animal aproximadamente, que saldrán unos nuevos hasta los 60-70 años.
En ese momento, normalmente el elefante muere por ser incapaz de masticar toda la cantidad de alimento que requiere para sobrevivir.
Los llamados elefantes blancos, es decir, los de color claro o manchados de claro, son ejemplares muy raros.