Menú

Las hormigas cuando nacen

Las hormigas cuando nacen

Los huevos de hormiga son blancos y miden sólo medio centímetro de longitud. Estos huevos deben estar en las mejores condiciones posibles dentro del nido, por lo que las hormigas obreras se encargan de transportarlos de unos sitios a otros, lamiéndolos con frecuencia para evitar infecciones de hongos.

El aspecto que tienen las larvas es parecido al de los gusanos, con cabeza y trece segmentos. En algunas especies, las larvas mueven el extremo anterior del cuerpo de un lado a otro y parecen solicitar comida a las hormigas obreras.

Las larvas no tienen patas, por lo que no se pueden mover por sí solas. Son amontonadas por tamaños o edades. Esto se hace así para que todas reciban la misma atención, ya que si en un montón sale un ejemplar más grande, las hormigas que le cuidan, le prestarán más atención que al resto.

A través de la cutícula se puede observar el estómago grande y oscuro. Las larvas basan su alimentación en materia líquida regurgitada.

Llegado el momento, las larvas se transforman en pupas y más tarde en capullos. En algunas especies de hormigas, las larvas hilan seda. Estas tienen las cabezas y las antenas comprimidas cerca de su cuerpo.

Cuando ya tienen la forma de una hormiga adulta, el restos de hormigas obreras las ayudan a salir de la envoltura.

Según a lo que se vaya a dedicar la hormiga, la alimentación de la larva variará. Por ejemplo, las que se van a destinar a la reproducción tendrán una dieta más rica en proteínas. Si su función es la de ser hormiga obrera, su dieta estará basada en los hidratos de carbono.

Las hembras tienen cromosomas XX y los macho XY, por lo que el sexo estará genéticamente determinado.

Las hormigas acabadas de nacer suelen tener un color más pálido que las de mayor edad. En unos días tendrán la coloración definitiva.

Calificación: 4.6/5 (20 votos).

También te interesará:

Envía un comentario

Send this to friend