Menú

Hormigueros

Hormigueros

La forma más sencilla de crear nuestro propio hormiguero es colocando dos planchas de material transparente como por ejemplo el cristal o el metacrilato una en frente de la otra, dejando una separación entre ambas de un centímetro. Para unir las planchas podemos utilizar listones de madera como método de sujeción.

En las paredes laterales haremos un agujero para colocar un tubo con diámetro suficiente como para que las hormigas puedan pasar.También podemos introducir otro tubo con el fin de darle mayor humedad al hormiguero. Si además queremos controlar la temperatura de la colonia, podemos incorporar un pequeño termómetro.

El siguiente paso es rellenar el hormiguero con sustrato, tierra normalmente pobre en materia orgánica, ya que así evitaremos los hongos. Sirve todo tipo de tierras, pero debemos evitar las que son ricas en humus y material orgánico. Esta tierra, además, debe ser tamizada para eliminar pequeñas piedras y después esterilizada para evitar restos orgánicos.

Una forma fácil y accesible para esterilizar nosotros mismos la tierra es calentándola en el microondas un par de minutos y pasándola al congelador entre 10 y 15 minutos más. Estos pasos deberemos repetirlos un par de veces para que sea efectivo, así como humedecer la tierra antes de meterla en el microondas.

Una vez hemos creado el hormiguero, hay que conseguir hormigas. La hormiga principal es la reina ya que es la única que es capaz de engendrar hormigas obreras y demás. Por eso, para empezar con nuestra colonia solo es necesario tener una hormiga reina, eso si, la hormiga reina que elijamos debe estar fecundada. Para diferenciar si es así o no, prestaremos atención ya que a esta hormiga, pasadas unas pocas horas de ser fecundadas, se le caen las alas. Los machos suelen ser más pequeños en tamaño que las hembras aladas. Además, las hembras aladas tienen un mesosoma o tórax muy abultado y un gran gaster o abdomen.

Con las primeras lluvias de primavera u otoño, es cuando salen los ejemplares reales con el objetivo de aparearse y crear nuevas colonias. cuando una hembra y un macho de diferentes hormigueros se encuentran, empieza el llamado vuelo nupcial, aunque éste no siempre se da, tras el que la hembra es fecundada. Así la hembra deja de volar y andando busca el mejor emplazamiento para el nuevo hormiguero. Mientras, sus alas se rompen y caen.

La alimentación de las hormigas es muy variada. Las hay básicamente granívoras (semillas), insectívoras (insectos), mieleras (secreciones azucaradas de larvas de insectos u hongos) u omnívoras (que comen de todo). Como consejo, para empezar te recomendamos hormigas granívoras pues son las más fáciles de alimentar ya que en cualquier tienda de animales o pajarería puedes comprar este tipo de semillas.

Dos aspectos importantes para el mantenimiento de la colonia son: mantener la humedad y la oscuridad. Para lo primero podemos utilizar un algodón húmedo, teniendo cuidado de que no se pudra, y para lo segundo, pegar una cartulina negra a la pared.

Calificación: 5/5 (3 votos).
Envía un comentario

Send this to friend

Más en Hormiga
Colonias de hormigas
Colonias de hormigas

Las colonias de hormigas pueden tener una gran diversidad de estructuras. Muchas especies construyen galerías bajo el suelo, con cámaras...

Cerrar