Menú

Reproducción y nacimiento

Reproducción y nacimiento de los linces

El lince tiene fama de ser un animal solitario. Sin embargo, los territorios de machos y hembras se cubren en zonas. No es raro que los linces se encuentren, lo que ocurre es que la mayoría de las veces se ignoran o incluso se evitan. A partir del mes de Diciembre, los encuentros se hacen cada vez más frecuentes. Ambos sexos dejan marcas olorosas de su paso.

Al comienzo de la primavera, empiezo verdaderamente la temporada de reproducción. El macho en celo lanza llamadas largas y roncas. La hembra decide responderle o no. El período de celo dura desde principios de Febrero hasta Marzo y un poco de Abril. La hembra tiene una única ovulación al año.

El encuentro se produce según un cierto ritual. Ambos congéneres se huelen y se saludan. El saludo del lince es una especia de frotamiento cabeza contra cabeza con resoplido de las partes genitales y lamido mutuo. Durante varios días ambos linces no se separarán. Después del acoplamiento cada uno regresa a su territorio. La hembra educa sólo a su cría. Un macho puede emparejarse con varias hembras pero una hembra se empareja sólo con un macho.

Tras un mes y medio, sintiendo que el parto está próximo, la madre busca una guarida de difícil de acceso para posibles depredadores y protegida también del viento y de la lluvia. La gestación dura alrededor de dos meses (de 63 a 70 días). En cada parto nacen entre una y seis crías, aunque lo habitual es que sean dos. Nacen ciegos y su primera preocupación es encontrar la mama que les proporcione alimento. Las crías abrirán los ojos al cabo de diez días.

A los 2 meses del nacimiento, las crías son juguetonas y curiosas. A través de sus juegos aprenden a desarrollar su fuerza y su agilidad, indispensable para la edad adulta y la caza. Su madre les acompaña en ellos. A esa edad las crías empiezan a salir del escondite, aunque siempre con su madre. A los tres meses, la madre les traerá pequeñas presas vivas con el fin de que ellos aprendan paso a paso el arte de la caza.

No es hasta las 12 semanas desde el nacimiento, que las crías de lince se inician en la caza nocturna. Así, ellos aprenden a andar en silencio, a coger a sus presas y a matarlas, aunque al principio es siempre su madre la que se encarga de esta última tarea. Deben hacerse buenos cazadores para tener más posibilidades de sobrevivir una vez se separen de su madre.

Calificación: 5/5 (1 votos).
Envía un comentario

Send this to friend

Más en Lince
Técnicas de caza de los linces
Técnicas de caza

La técnica de caza del lince está íntimamente relacionada con su morfología. Es el resultado de la evolución y de...

Cerrar