Menú

Serpientes taipán

Serpientes taipán

Llama la atención el hecho de ser Australia, uno de los continentes que mayores especies venenosas alberga en nuestro planeta. La lista está compuesta por ejemplares tan variados como la araña Atrax robustus o la avispa de mar, una medusa que habita las aguas al norte del continente junto a otras especies de peces (Synanceja) y pulpos (Hapalochlaena lunulata) igual de peligrosos.

En el caso de los reptiles, no existe excepción alguna, la serpiente taipán integra la lista de las serpientes más venenosas del mundo, con una mordida que es capaz de acabar con la vida de cien personas adultas o un cuarto de millón de ratones. Simplemente impresionante.

Su peligrosidad rebasa con ventaja a la de muchas víboras, aunque los encuentros con humanos se cuentan muy pocos. Afortunadamente, se trata de una especie que prefiere huir antes de confrontar, no obstante suele ser bastante agresiva en épocas de apareamiento.

DESCRIPCIÓN

La serpiente taipán guarda similitudes con otros ejemplares como la serpiente Mulga o la Oriental Brown. En la actualidad, se conocen tres especies de estas serpientes bajo el género Oxyuranus, siendo la taipán del interior (Oxyuranus microlepidotus), la que posee el veneno más letal del globo terráqueo.

El resto de sus hermanas son el taipán de la costa y la taipán central, ésta última hallada recientemente y de la que muy poco se conoce. El nombre taipán, proviene de un término empleado por los nativos australianos para describir a su descubridor Donald Thomson.

MORFOLOGÍA

Mientras que la variedad costera de esta serpiente presenta tonos parduscos que se acentúan en los costados, la taipán del interior presenta tonalidades más oscuras de marrón o verde oliva. La presencia de estos colores está fuertemente ligada a los cambios meteorológicos y las estaciones del año (mimetismo), lo cual les permite contar con un camuflaje espectacular para pasar desapercibidas y capturar a sus presas con mayor facilidad.

En cuanto a las escamas que presentan, estas son lisas y de un tono amarillento sobre todo en la parte inferior del animal. La cabeza es habitualmente más oscura que el resto del cuerpo, favoreciendo una mayor absorción del calor. Cabe destacar además, su impresionante velocidad, a pesar de poseer una longitud considerable que varía entre 1.5 y 3 metros, incluso más.

DISTRIBUCIÓN Y HÁBITAT

La serpiente taipán costera se ubica en las cercanías de la costa sureña de Papúa Nueva Guinea, mientras que la variedad central habita las regiones occidentales de Australia y Nueva Zelanda. En cuanto a la taipán del interior, podemos localizarla en la extensión árida del centro de Australia y en el estado de Queensland, donde se encuentra un pequeño pueblo de nombre Taipán y que dio origen a la denominación de estas especies.

Generalmente, habitan en bosques, abiertos y cerrados, dunas de playa y grandes cultivos, lugar este último que suelen frecuentar en busca de ratas. El factor principal de su distribución se debe que, al ser animales de sangre fría, necesiten de medios cálidos para sobrevivir.

ALIMENTACIÓN

Fotos de la serpiente taipan

Se trata de una cazadora con habilidades impresionantes. Su velocidad, su capacidad para camuflarse y sobre todo, su potente veneno la convierten en un animal letal y muy efectivo. Su manjar preferido son sin duda los roedores, aunque tienen la capacidad de alimentarse con otras especies como aves, lagartos, marsupiales y pequeños mamíferos. A través de su poderoso veneno inyectan a sus presas y se alejan hasta esperar el fallecimiento.

Los encuentros ocasionales con humanos en los campos de azúcar de Queensland llegan a ser muy frecuentes, aunque mantienen una reputación de pacíficas, pues escapan ante cualquier contacto sin enfrentamiento.

REPRODUCCIÓN

Son especies ovíparas, y la puesta contiene por lo general una docena de huevos, aunque ocasiones esta cifra llega a duplicarse. Transcurridos los dos meses posteriores al apareamiento, aparecen las nuevas crías.

La serpiente taipán gusta de utilizar madrigueras abandonadas para depositar los huevos, y es un hecho que el propio proceso de reproducción, está fuertemente ligado a su niveles de alimentación, pues en época de escasez demorará la puesta, pudiendo incluso no efectuarla.

VENENO

Digamos que el veneno de la serpiente taipán guarda una proporción de 400-800 veces más tóxico que el de la serpiente cascabel americana y unas 50 veces superior al de las cobras. Esto nos conduce a pensar que, los 50 mg de veneno contenidos en cada mordedura son más que suficientes para aniquilar a cualquiera de los animales que integran su dieta.

Los síntomas de una picadura implican fallos renales severos, como por ejemplo la incontinencia urinaria, donde se puede observar una orina oscura y el deterioro progresivo de los riñones. En caso de alcanzar el torrente sanguíneo directamente, la muerte tardaría menos de media hora en aparecer. La toxina actúa directamente sobre los tejidos, el corazón y el sistema respiratorio. Su poderoso efecto anticoagulante tiene como consecuencia que la herida de la picadura nunca deje de sangrar.

En términos científicos, la dosis letal de estas serpientes (LD500) obtiene un registro de 0.01 mg por cada kilogramo de peso de la víctima. En otras palabras, se trata de un veneno altamente eficaz, que puede matar a especies pequeñas con la misma facilidad con que derriba animales de mayor tamaño.

Calificación: 5/5 (4 votos).
Envía un comentario

Send this to friend

Más en Serpiente
Serpientes marinas
Serpientes marinas

Estrechamente ligadas a un pasado mitológico (con una fuerte vigencia en nuestros días), las serpientes marinas han sabido encantar a...

Cerrar