Menú

Tiburón duende

Tiburón duende

Este pez destaca por su singular morfología entre la familia de Mitsukurinidae. Conocido por la prolongación que advierte sobre su boca, el tiburón duende desplaza una de sus mandíbulas hacia delante cuando abre la boca.

Llama la atención de este tiburón el hecho de que sea la única especie sobreviviente de su familia, pues sus primos cercanos Scapanorhynchus y Anomotodon ya se encuentran extintos. Además el color rojizo de su cuerpo y el dorso gris lo hacen muy atractivo.

1898 es el año en que se dio a conocer este espécimen y fue precisamente el pescador que lo atrapó quien le dio el nombre de tenguzame que significa tiburón duende. El pez capturado en la costa de Yokohama tenía un metro y medio de largo.

Actualmente es posible encontrar ejemplares de esta especie en el océano Atlántico occidental y oriental, en los mares comprendidos de Japón a Australia y en el océano Índico occidental.

Características

El tiburón duende puede alcanzar hasta seis metros de largo y pesar alrededor de 700 kg; su cuerpo se comprime lateralmente y hace que se observe alargado. A diferencia de otros de su género posee un hocico aplanado y largo del cual sobresale una mandíbula capaz de desplazarse hacia delante el momento de la apertura de la boca.

Este pez posee en su mandíbula superior entre 35 y 53 filas de dientes y en la inferior de 31 a 62 filas de pieza, cuyo grosor y tamaño varían según su disposición dentro de la boca. De tal forma, los ubicados al centro poseen mayores dimensiones que los ubicados en las partes traseras.

Las aletas dorsales y pectorales de este tiburón advierten forma redondeada al tiempo que son pequeñas con respecto a las aletas anal y pélvica.

La piel de este animal es blanca con detalles rosados en el área del tronco y destellos azules en las aletas. No obstante, fuera del agua el tiburón duende es rojizo o marrón. El singular color rojizo o rosado de la piel de este animal se encuentra relacionado con el hecho de que sus vasos sanguíneos se encuentren bien cercanos a la piel.

Se considera que estos tiburones prefieren vivir en plataformas, o sea en aguas de una profundidad de entre mil 300 y mil 370 metros.

Comportamiento

El tiburón prefiere para su alimentación las especies migratorias, esto unido a lo de condición lenta para la caza, hace que tenga hábitos fundamentalmente nocturnos aunque también sale en busca de comida en las mañanas.

Este animal se considera pasivo, aunque debido a la forma de su mandíbula sus mordedura son letales para las para las presas. No se considera un peligro potencial para los humanos.

Alimentación

Tras varios estudios de estas especies, se demostró que el tiburón duende se alimenta de ostrácodos, cangrejos, peces teleósteos y cefalópodos aunque también come especies pelágicas. De tal forma, se considera que en busca d alimentos es capaz de nadar tanto por la superficie como por el fondo marino.

Para encontrar a sus presas, el tiburón duende se apoya en el olfato, la vista y la electrorrecepción. No obstante, por su poca velocidad de nado vigila a las víctimas y se acerca a ellas despacio para no ser avizorado.

Reproducción

Sobre los hábitos reproductivos del tiburón duende se conoce bien poco y es que las investigaciones sobre este ejemplar son escasas. No obstante, se piensa que sea ovovivíparo y que tenga por costumbre migrar para llevar a cabo el proceso de apareamiento y desove. Se han hembras adultas en las costas de Japón especialmente durante la primavera.

Amenazas

La principal amenaza de los tiburones duende se debe a lo extraño de su mandíbula. Esto hace que algunas personas lo pesquen para venderlo a coleccionistas. No obstante este animal se considera, de acuerdo a su estado de conservación, como una especie con “Preocupación menor”.

Generalmente, los ejemplares de tiburón duende atrapados son resultado de una casualidad en las costas de Japón, o sea, no son peces capturados con toda intención.

Calificación: 3.8/5 (5 votos).
Envía un comentario

Send this to friend

Más en Tiburón
Tiburón ballena
Tiburón ballena

Por más de 60 millones de años el tiburón ballena ha surcado los océanos para coronarse como el pez de...

Cerrar