Menú

Comportamiento delfines

Delfin burbujas

Los delfines viven en manadas, aunque no pertenecen a la misma durante toda su vida. Van cambiando de manada por motivos de apareamiento, migraciones o en busca de comida.

Las manadas pueden variar mucho, desde diez ejemplares hasta diez mil según la especie. Este agrupamiento les ayuda a la hora de defenderse de otros depredadores. Normalmente golpean con su hocico hasta hacer que se vaya. Además, tienen un sentido del compañerismo muy desarrollado ya que si un delfín resulta herido, otro lo llevará a la superficie para respirar.
La alimentación de los delfines se basa principalmente en peces, pulpos y calamares. Cuando localizan sus presas, nadan alrededor de ellas, formando burbujas que las distraen y así poder capturarlas mejor.

La comunicación entre delfines se realiza a través de sonidos parecidos a silbidos que producen con su garganta dentro y fuera del agua.

Estos sonidos también sirven para que los delfines localicen objetos bajo el agua ya que producen ecos al rebotar en los objetos que son devueltos al delfín, proporcionándole información sobre su forma, tamaño y distancia.
La naturaleza de los delfines les hace animales juguetones, curiosos, inteligentes y muy sociables. A menudo podemos verles acompañando por el mar a alguna embarcación.
Con respecto a su comportamiento con las personas, son muy amistosos y tranquilos. No temen a los humanos y siempre están dispuestos a ayudarnos.
De hecho, existen casos en el que delfines intentan arrastrar a buzos hacia la superficie porque piensan que pueden estar en apuros.

Fotos de delfines
Delfines en un delfinario