Menú

Murciélago zorro

Murciélagos zorro voladores

Cuando nos imaginamos a un murciélago siempre lo hacemos con un tamaño reducido, por lo general no más grande que unos 30 o 50 centímetros de envergadura desde la punta de una de sus alas hasta la siguiente, pero en el caso del murciélago conocido como zorro volador filipino. Este animal fácilmente llega al metro y medio, habiéndose encontrado especímenes mucho mayores en su hábitat. El problema con el que conviven estos animales es que el ecosistema en el que se encuentra cada vez está más amenazado y son muchos los que vaticinan que estos mamíferos voladores tienen los días contados.

Morfología

A diferencia de la mayoría de murciélagos, este recibe su nombre debido a que el aspecto de su cráneo y su cara se asemeja mucho a la de un pequeño zorro, o un perro. También la coloración de su pelaje es parecido al de los zorros, siendo un color dorado por la cabeza, y en el dorso de su cuerpo un color marrón cobrizo. Tiene un hocico alargado, unos ojos muy grandes a diferencia de otros de su especie, con un gran brillo y visibilidad. Las orejas también es otro punto diferente, siendo grandes en proporción a su cabeza. Estos murciélagos no tienen cola.

Estos animales pueden llegar a medir con las alas desplegadas de metro y medio a dos metros, según el espécimen, pesando del kilo a kilo y medio. La longitud de su cuerpo en vertical es de unos 30 centímetros o incluso más. La hembra es más pequeña que el macho.

Hábitat natural

Estos mamíferos viven en Filipinas, aumentando su presencia sobre todo en las islas que este país posee. A diferencia de otros murciélagos, prefiere vivir en los bosques antes que en cuevas o grietas, aunque también se le encuentra en acantilados que dan al mar y que son de muy difícil acceso para los seres humanos. Muchos de estos animales viven en refugios que se encuentran a más de 1.200 metros sobre el nivel del mar.

Alimentación

Aunque pueda parecer aterrador este murciélago por su tamaño, y pensemos que se trata de un animal carnívoro, nos encontramos lejos de la realidad, ya que al zorro volador filipino le encanta las frutas, sobre todo los higos, aunque es capaz de devorar otro tipo de frutos que se encuentran en las islas en las que habita, además de hojas, aunque esto no es muy común.

Normalmente se le conoce a los murciélagos por su ecolocalización, cualidad en la que estos animales con la ayuda de la emisión de sonidos de alta frecuencia o también llamados ultrasonidos, consigue localizar y analizar su entorno, como si el radar de un submarino se tratase. Una de las peculiaridades de esta especie es que no tiene esta habilidad, por lo que utiliza la visión para localizar las frutas.

Reproducción

Al habitar estos murciélagos en acantilados, es complicado descubrir cuál es el sistema de apareamiento que sigue esta especie, ya que en pocos casos se ha visto dicho acto. Lo que si se conoce que las hembras de esta especie a los dos años de edad ya están maduras sexualmente por lo que pueden empezar a tener crías desde entonces. Estas, solamente tienen un único embarazo de una cría cada año.

Normalmente la época comprendida entre abril y junio es la preferida para estos animales para tener sus crías, pero no se sabe aún con exactitud el tiempo de gestación.

Comportamiento

Esta especie tiende a formar grupos bastantes números en los que conviven incluso con otros tipos de murciélagos, como el caso del zorro volador malayo. Se ha ido viendo que cada vez las colonias en las que habitan son cada vez más pequeñas, debido a que se encuentra en peligro. Anteriormente se podían ver agrupaciones de más de mil especímenes.

Prefiere salir de noche, sobre todo cuando empieza a atardecer, es entonces cuando sobrevuela los árboles o plantaciones en busca del alimento. Cuando va notando que el sol va a salir vuelve a su refugio.

Conservación de la especie

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ha dictaminado que esta especie se encuentra en peligro de extinción, debido sobre todo a que se ha ido destruyendo sin control el hábitat en la que solía vivir, como es el caso de las deforestaciones para el comercio de madera o construcciones.

En otros casos se ha comprobado que son muchos los cazadores que le dan caza para el comercio o como trofeos, ya que son animales muy cotizados.

Aunque en Filipinas está por ley altamente prohibido su caza o venta, los furtivos hacen caso omiso a esto, siguen vendiéndolos y matándolos.

Calificación: 5/5 (1 votos).

También te interesará:

Envía un comentario

Send this to friend

Más en Murciélago
Murciélagos en España
Murciélagos en España

En España existen 27 especies diferentes de murciélagos, pertenecientes a 3 familias, que son las siguientes: Rinolófidos. Tienen una cola...

Cerrar