Menú

Iguana marina de galápagos

Iguana marina de galápagos

¿Sabes por qué la iguana marina de galápagos es capaz de detener el latido de su corazón durante un minuto? ¿Conocías que estos lagartos estornudan para eliminar el exceso de sal en su organismo? ¿Quieres saber a qué profundidad pueden sumergirse estos animales en el mar? En la siguiente guía podrás encontrar abundante información sobre la iguana marina de galápagos, un animal de por sí asombroso y lleno de misterios, aunque desafortunadamente en peligro de extinción. Conócelo a lo largo de estas líneas. Lo adorarás.

Características de la iguana marina de galápagos

Suborden: Lacertilia

Familia: Iguanidae

Género: Amblyrhynchus

Tamaño: 0.6 – 1.3 m

Peso: 0.5 – 1.5 kg

Alimentación: Herbívora

Dieta: Algas marinas

Reproducción: Ovípara

Cantidad de huevos: 1 – 6

Período de gestación: 2 – 3 meses

Hábitat: Ambientes costeros

Distribución: Islas Galápagos

Longevidad: 5 – 12 años

Estado de conservación: Vulnerable

El nombre científico de la iguana marina de galápagos es Amblyrhynchus cristatus, y se trata de una especie única en su género. Además, se trata de una de las pocas especies de lagarto marino de nuestro planeta, con habilidades impresionantes para desenvolverse en el medio acuático. Las características de la iguana marina de galápagos hacen que sea un animal muy singular.

Generalmente, emplean gran parte de su tiempo cerca del mar, siendo capaces de sumergirse a grandes profundidades para encontrar alimento. Las iguanas marinas de galápagos disponen de una membrana entre los dedos de sus pies, aletas dorsales y una cola alargada. Esta anatomía distintiva le permite a este animal desplazarse ágilmente, nadar y recorrer el mar a grandes velocidades, aunque en tierra no son tan habilidosos y gastan una energía considerable para desplazarse. Además, estas iguanas poseen garras muy afiladas en sus extremidades, que le sirven para sortear el vaivén de la marea y salir a tierra.

Su cuerpo de color negro se encuentra cubierto de pequeñas espinas en la cabeza y a lo largo de su espalda, lo que le permite disuadir o ahuyentar a sus depredadores. Aunque esta característica le otorga un aspecto intimidante o perverso, lo cierto es que las iguanas marinas de galápagos son animales muy tímidos. Las hembras son, habitualmente, más pequeñas que los machos.

Las iguanas marinas presentan una coloración negra que les facilita absorber con facilidad el calor tras salir del agua. Esta especie ralentiza su ritmo cardíaco mientras nadan para no perder con rapidez el calor corporal.

A continuación, puedes encontrar más información sobre la iguana marina de galápagos

Dónde viven las iguanas marinas de galápagos

Las iguanas marinas de galápagos habitan, como su nombre lo indica, en las islas Galápagos, perteneciente a la región de Ecuador en América del Sur. Pueden ser encontradas cerca de la costa, ya que se alimentan en el mar, pero necesitan tomar la luz del sol para calentar sus cuerpos y sobrevivir. En esta misma región, también podemos encontrar a las iguanas marinas en ciénagas y playas.

El hábitat de las iguanas marinas de galápagos incluye zonas rocosas, acantilados y planicies costeras de las islas Galápagos, si bien muchos investigadores sostienen que esta especie comparte un ancestro común con las iguanas terrestres, aunque evolucionó posteriormente para adaptarse al ambiente marino propio de su región de origen.

Qué comen las iguanas marinas de galápagos

Qué comen las iguanas marinas de galápagos

Para comprender de qué se alimenta la iguana marina de galápagos, debemos conocer que son animales herbívoros, aunque sus afiladas garras y sus potentes dientes pudieran hacer pensar que se alimentan de carne. Sin embargo, lo cierto es que la alimentación de las iguanas marinas de galápagos se basa principalmente en las algas y plantas acuáticas que encuentra en el mar. Precisamente, sus garras le permiten arrancar la vegetación que crece en las rocas bajo el agua, aunque se ha llegado a comprobar que pueden alimentarse también de varias plantas terrestres.

El hocico aplanado de las iguanas marinas de galápagos es también una adaptación que les permite adentrarse en las grietas y agujeros pequeños de las rocas, donde encontrarán las algas que necesitan para su alimentación. Curiosamente, pareciera que el sexo de sal marina pudiera afectar a estas iguanas, pero para ello, cuentan con un sistema de glándulas en su cuerpo que les permite excretar la sal y mantener su cuerpo hidratado. A lo largo del año, el peso corporal de estas iguanas puede variar en un 25%, pues aprovechan el verano y la primavera para almacenar la grasa que les protegerá durante el invierno.

Dentro de la especie de las iguanas, solo los machos adultos son capaces de nadar. Por su parte, las hembras y las crías salen a comer cuando baja la marea y las algas quedan expuestas.

Cómo nacen las iguanas marinas de galápagos

La reproducción de la iguana marina de galápagos es de tipo ovípara. Aunque los machos son bastante territoriales, ellos permiten que las hembras penetren en sus dominios, siempre y cuando la disponibilidad de comida sea abundante. Durante el apareamiento, las hembras seleccionarán al macho que mayor olor emane, por lo que este podrá acercarse para copularla. Una vez que el macho se ha apareado exitosamente, podrá salir en busca de otras hembras para continuar la reproducción.

Para conocer un poco más sobre cómo se reproduce la iguana marina de galápagos, debemos conocer además que la hembra fecundada deberá construir el nido para sus crías. Generalmente, escogerá un lugar apartado y seguro, en aras de evitar a los depredadores. Una vez que ha depositado sus huevos, la hembra se asegurará de que se encuentran lo suficientemente cálidos, y posteriormente se marchará. Al momento de la eclosión, las nuevas crías de iguanas marinas de galápagos deberán aprender a valerse por sí mismas.

Comportamiento de la iguana marina de galápagos

Comportamiento de la iguana marina de galápagos

La cuestión más importante a la que debe enfrentarse la iguana marina de galápagos gira en torno a su termorregulación. En efecto, las aguas del océano donde este lagarto encuentra su comida, son por lo general, bastante frías, y si tenemos en cuenta que la iguana marina de galápagos no es capaz de regular su temperatura, es evidente que deben valerse de la luz solar para sobrevivir.

Aquí, la coloración negra de estos animales es indispensable, pues les permite absorber con mayor eficacia los rayos del sol. Cuando las temperaturas son bajas, las iguanas mostrarán un carácter mucho más agresivo, pues prefieren atacar y morder que consumir sus energías huyendo. Del mismo modo, una temperatura corporal baja o deficiente para la iguana marina de galápagos, supone un mayor riesgo de ser devorada por sus depredadores.

Iguanas marinas

Adaptación al mar

A pesar de ser animales de sangre fría, las iguanas marinas están adaptadas, perfectamente, a las temperaturas del océano, en el cual se sumergen por más de 30 minutos en busca de alimentos.

Tras alimentarse en el fondo del mar, las iguanas emergen y permanecen en los afloramientos rocosos de lava negra con el propósito de recuperar la temperatura corporal, mediante los rayos del sol.

Las iguanas marinas poseen glándulas de captación de sal en sus narices, las cuales son las encargadas extraer la sal que ingiere la iguana mientras se alimenta bajo el agua. Según expertos, la sal expulsada, generalmente, cae sobre la cabeza tiñéndola de un color gris-blancuzco.

Curiosidades de la iguana marina de galápagos

  • Las iguanas marinas estornudan para eliminar el exceso de sal que ingieren en el mar mientras se alimentan.
  • Las hembras generalmente, buscarán a los machos que mayor tamaño posean. Del mismo modo, las hembras más grandes son las que concebirán los mejores huevos.
  • Aunque se alimentan principalmente de algas marinas, esta iguana también es capaz de consumir plantas terrestres.
  • Una iguana marina de galápagos es capaz de sumergirse hasta los 30 metros de profundidad, ya que pueden contener la respiración por más de 45 minutos.
  • Se conoce que estas iguanas son grandes amigas del sinsonte de Galápagos, ya que este último, con su canto característico, les advierte de la presencia de depredadores.
  • Además del gavilán, las iguanas marinas de galápagos también son vulnerables a los perros y gatos que habitan la región.
  • Durante la época de reproducción, los machos podrán mostrar colores brillantes en su cuerpo para atraer a la hembra.
  • Como sucede en casi todos los lagartos, la iguana marina de galápagos tiene la capacidad de desprenderse de su cola para escapar de los depredadores.
  • La iguana marina de galápagos es capaz de detener su corazón durante un minuto, una característica que le permite reducir su metabolismo mientras se enfrenta a las bajas temperaturas del mar.

Videos de las iguanas marinas de galápagos

Galapagos. Las Iguanas Marinas | Naturaleza – Planet Doc

Galapagos Submarino Iguana Marina

Calificación: 4.9/5 (7 votos).

También te interesará:

Envía un comentario