Menú

Iguana del desierto

Iguana del desierto

Sorprenden por su imponente aspecto, asombran por la combinación de los colores en su cuerpo, y llaman nuestra atención por sus excelentes habilidades adaptativas. En efecto, las iguanas del desierto son animales excepcionales, miembros destacados de la familia de las iguanas, y muy populares como mascotas exóticas.

Estos lagartos son capaces de cambiar el color de su cuerpo para afrontar las duras temperaturas donde viven, pueden perder su cola si es necesario, e incluso, tienen la habilidad de inflar su cuerpo para defenderse de sus enemigos. Pero eso no es todo lo sorprendente de la iguana del desierto. Continúa leyendo.

Características de la iguana del desierto

Orden: Squamata

Familia: Iguanidae

Género: Dipsosaurus

Peso promedio: 69.5 gramos

Longitud: 33.02 – 40.64 cm

Longitud de la cola: 49 – 60 cm

Reproducción: Ovípara

Número de huevos: 3 – 8

Madurez sexual: 31 – 33 meses

Apareamiento: Mayo a junio

Longevidad: 7 – 14 años

Alimentación: Omnívora

Distribución: Estados Unidos y México

Hábitat: Sabanas y regiones desérticas

El nombre científico de la iguana del desierto es Dipsosaurus dorsalis, pues pertenece al género de los dipsosaurios dentro del interesante mundo de las iguanas. El nombre “dorsalis” hace referencia a su enorme cola, capaz de rebasar la longitud total de su cuerpo. Las características de la iguana del desierto hacen que sea un animal muy singular, su cuerpo es robusto y redondeado con una coloración entre gris y marrón claro, con patrones reticulados a lo largo de su espalda.

Además, estos lagartos poseen una hilera de escamas en la parte posterior de su cuerpo, que combinan hermosamente con rayas verticales negras en su cola. La iguana del desierto también posee grandes cavidades auriculares, extremidades bien formadas y glándulas de olor que utilizan para marcar su territorio.

A continuación, puedes encontrar más información sobre la iguana del desierto.

Dónde viven las iguanas del desierto

Las iguanas del desierto habitan en los desiertos de Mojave y Sonora, algunas islas del Golfo de California, y en menor número, también habitan al sur del estado de Nevada, Arizona, Utah y Baja California en los Estados Unidos. En la región nororiental de México, también existe una gran concentración de estos lagartos.

El hábitat de las iguanas del desierto, como su nombre lo indica, se encuentra caracterizado por regiones desérticas, lechos rocosos, bosques tropicales y zonas áridas y subtropicales. Su habilidad adaptativa les permite a estos animales soportar altas temperaturas, superiores a los 50 grados de temperatura.

Habitualmente, las iguanas del desierto construyen sus propias madrigueras, aunque pueden utilizar las de otros animales como los zorros kit, el ratón canguro y la tortuga del desierto.

Qué comen las iguanas del desierto

Qué comen las iguanas del desierto

Para comprender de qué se alimenta la iguana del desierto, debemos conocer que son animales omnívoros, ya que consumen mayormente hojas de los árboles (folívoros), pero también numerosas especies de insectos. La disponibilidad de alimentos, así como la estación del año, condicionan la dieta de estos animales.

La alimentación de las iguanas del desierto se basa en los brotes, flores y hojas de una gran variedad de plantas perennes. Estos alimentos representan el 90% de su dieta, aunque también consumen pequeños artrópodos como grillos y orugas. No obstante, su alimento favorito son las flores amarillas de la planta Diente de León.

Cómo nacen las iguanas del desierto

La reproducción de la iguana del desierto comienza en la primavera y continúa durante parte del verano. Estos animales son de tipo ovíparos, y usualmente, depositan sus huevos al finalizar el verano. Las hembras, generalmente, conciben un solo huevo por temporada, el cual enterrarán en el suelo y cubrirán con tierra o pequeñas hojas.

Tras la puesta, la hembra abandonará el nido, por lo que las crías deberán valerse por sí mismas desde que nacen. Ahora que sabemos cómo se reproduce la iguana del desierto, debemos añadir además que estos animales alcanzan su madurez sexual alrededor de los 32 meses de edad, y curiosamente, cuando dos ejemplares se aparean, su estómago se torna de un color rosa pálido.

Comportamiento de la iguana del desierto

Comportamiento de la iguana del desierto

Las iguanas del desierto, al igual que la gran mayoría de los lagartos, son especies diurnas. Pueden tolerar las altas temperaturas (una adaptación que les permite mantenerse alejadas de sus depredadores), y generalmente, hibernan por largo tiempo.

Durante el día, las iguanas del desierto toman el sol para regular su temperatura, tras lo cual procederán a buscar alimentos. Se conoce además que estos animales poseen una gran velocidad, y en ocasiones pueden adoptar una postura bípeda durante su desplazamiento.

Las iguanas del desierto son animales extremadamente territoriales, siendo muy agresivos entre los ejemplares del sexo masculino. Una cualidad muy peculiar que poseen es la de inflar su cuerpo, especialmente cuando se guarecen en sus madrigueras para que los depredadores no puedan acceder a ellas.

Curiosidades de la iguana del desierto

  • La iguana del desierto es una mascota exótica muy popular en los Estados Unidos. Incluso, se conoce que algunos diseñadores de moda famosos han diseñado ropas exclusivas para estos lagartos.
  • Las iguanas del desierto hibernan durante más de la mitad del año, específicamente desde octubre hasta comienzos de marzo, donde comenzarán a buscar pareja para aparearse.
  • Cuando las iguanas del desierto se aparean, sus estómagos se tornan de color rosado.
  • La iguana del desierto posee un nivel de adaptación excelente a los ambientes más áridos y extremos. En ocasiones cavan su propia madriguera, o bien utilizan la de otras especies como las ratas canguro.
  • En las mañanas, la iguana del desierto adopta una coloración más oscura para absorber los rayos del sol. Cuando las altas temperaturas arrecian, este lagarto se torna blanco para aliviar el intenso calor.
  • Al igual que otros lagartos, la iguana del desierto es capaz de desprenderse de su cola para escapar de los depredadores.
  • Del mismo modo, estos animales también son capaces de inflar su cuerpo para parecer más grandes de lo que son en realidad, aunque también utilizan esta característica para esconderse en sus madrigueras y evitar ser extraídas.
  • Aunque su dieta es principalmente herbívora, las iguanas del desierto también son coprófagas, es decir, que se alimentan de las heces fecales de otros animales.
  • Las iguanas del desierto viven cerca de 7 años, aunque en cautividad se han reportado casos de ejemplares que han alcanzado los 17 años de vida.

Videos de las iguanas del desierto

Desert Iguana – Iguana del desierto (Dipsosaurus dorsalis)

Calificación: 4.8/5 (39 votos).

También te interesará:

Envía un comentario

Send this to friend

Más en Iguana, Lagartos
Monstruo de Gila
Monstruo de Gila

De por sí, su nombre nos indica que estamos ante un animal singular, en ocasiones intimidante, pero sobre todo, muy...

Cerrar