Menú

Celo en gatas

Celo en gatas

¿Te has comprado o te han regalado una gata? Es muy importante que conozcas toda la información posible sobre el celo de las gatas, con el objetivo de que sepas reaccionar cuando esto se produzca. Te invito a seguir leyendo para poder conocer todos los datos que necesitas saber.

Pero antes de entrar en detalles, quiero dejar claro que las gatas en celo tienen un comportamiento extraño y no es que se hayan vuelto locas. Algunos de estos síntomas son los maullidos fuertes con el objetivo de atraer a los machos. Y recuerda, el celo es algo natural de esta especie de animal.

Primer celo de las gatas

El celo es el periodo en el cual una gata está receptiva sexualmente, es decir, es el periodo en el cual aceptan a los machos y quieren estar cerca de ellos porque estén ovulando. Y como sabrás, el objetivo del celo es el de la reproducción.

Las gatas sufren el primer celo o lo que es lo mismo la pubertad a una edad bastante temprana. Por regla general el primer celo lo suelen sufrir cuando cumplen los 6 meses, aunque en algunos casos el proceso se puede retrasar incluso hasta los 9 meses.

Debes saber que el celo no llega al mismo tiempo a todas las gatas. Dependiendo de la raza, el celo llega antes o después. Las gatas de pelo corto como es el caso de las gatas siamesas pueden tener el primer celo a los 4 meses. En cambio, algunos gatos de pelaje largo como las gatas persas pueden tener el primer celo mucho más tarde, pudiendo ser al mes 15 o incluso 17.

Saber la fecha exacta del primer celo de una gata es muy complicado porque depende de diferentes variables. Además de la raza, es importante ver el lugar donde está viviendo el gato para que el celo se pueda presentar antes o después. El primer celo necesita el máximo número de horas de sol, de aquí que el primer celo suele ser mucho más rápido cuando los días comienzan a ser más largos.

También se ha demostrado que si hay varias gatas viviendo juntas, las mismas suelen tener el celo a la vez para regular el ciclo sexual. Por este motivo, si tu gata vive con otras gatas, entonces puede que adelante o atrase su celo para adaptarse al resto de gatas.

Cuánto dura el celo de una gata

Hemos solicitado información a PetyZoo y nos han dado todos los datos que necesitábamos conocer para presentártelos ahora.

Las gatas son hembras poliéstricas estacional. Esto quiere decir que una gata puede presentar diferentes celos durante la estación reproductiva. Esta estación suele tener una duración de 6 a 7 meses en nuestro país, aunque la duración podrá durar más o menos tiempo. Durante este tiempo, la gata puede sufrir constantes celos hasta conseguir que un macho la pueda fecundar. Mientras ningún macho fecunde a la gata, los celos serán constantes. Para que te hagas a la idea, la duración media de cada celo suele ser de unos 7 días. Una vez que finalice, a los 10 o 15 días puede volverse a producir un nuevo celo.

Eso sí, ten en cuenta que las gatas que viven en un hogar tienen muchas más comodidades y no sufren frío. Esto hace que las fases de celo puedan producirse durante todo el año, aunque también suelen ser más frecuentes durante primavera y verano.

¿Pastillas para el celo de las gatas?

Si quieres evitar sufrir y aguantar los continuos maullidos de tu gata provocados por el celo, puede ser una buena idea comprar unas pastillas para el celo. También existe la opción de la operación o cirugía, pero en ocasiones no es el mejor remedio, sobre todo si tienes intención de que en el futuro tu gata pueda tener gatitos.

Las pastillas pueden ser una buena opción para evitar que el celo de la gata se produzca, pero las mismas hay que proporcionárselas con cuidado y con control. Y es que algunos estudios han provocado que este tipo de medicación oral pueden provocar tumores en los casos más graves. Pero en los casos menos graves puede provocar inflamaciones e infecciones tumorales.

Cómo saber si mi gata está en celo

Si quieres saber si tu gata está en celo o no, te invito a mirar los siguientes síntomas. Si tu gata los está sufriendo, no hay duda, está en pleno proceso de celo. Normalmente tendrás dudas durante los primeros celos, pero con el tiempo te darás cuenta fácilmente de cuando tu mascota está en este proceso.

Por regla general, las gatas cuando están sufriendo el celo se vuelven muy mimosas. Verás como tu gata se frota continuamente contigo para que la des cariño, cosa que sino no haría.

Si la acaricias, lo más seguro es que ponga la posición de monta porque tiene la intención de ser fecundada.

El maullido continuo y elevado es muy común entre las gatas que están sufriendo el celo. Además suelen rodar por el suelo y quedarse panza arriba.

Si tienes una gata y no puede acceder a un macho, debes cerrar bien las ventanas. Es muy común que suelan intentar escapar con el fin de encontrar a un macho que las fecunde. En muchos casos es más importante la fecundación que los cuidados y la alimentación asegurada.

Durante esta época también suelen perder el apetito.

Síntomas físicos para saber que una gata está en celo

Si notas que tu gata está continuamente lamiendo sus genitales, es sinónimo de celo. Esto se debe a que los órganos sexuales están más inflamados de lo normal.

El olor de la orina de las gatas en celo es más fuerte. Este olor se da debido a que la orina está llena de feromonas que están destinadas a atraer la atención de los gatos. Además puede que algunas gatas dejen de usar la arena y quieran marcar toda la casa con orina. Ten cuidado con este hábito, puede provocar malos olores en tu vivienda.

Es importante que sepas que las gatas no sangran durante el celo como si sucede con otras especies como por ejemplo el perro. Algunas personas piensan que si no sangran no están en celo y esto no es verdad.

Fases del celo

El celo no es continuo, sino que se divide en diferentes fases.

La fase proestro comienza con el ciclo de ovulación. Esto suele pasar durante los 2 primeros días de celo, aunque durante este periodo la gata no está receptiva a los machos.

La fase estro es la segunda fase del celo. Este periodo suele durar de 3 a 14 días, dependiendo de la hembra. Eso sí, la media suele ser de 7 días. La ovulación se producirá si el macho fecunda a la hembra, es decir, la ovulación es inducida.

La fase interestro se produce si la ovulación no se produce. Esto se produce entre 2 celos y puede durar de 3 a 15 días.

La fase diestro se produce cuando la ovulación se produce pero en cambio la gata no ha sido preñada. Esta fase suele ser conocida como la falsa preñez debido a que la gata se prepara para la gestación cuando la misma realmente no se ha producido. Esta fase suele durar un mes y puede llevar a la gata de nuevo a la fase proestro.

La fase anaestro se produce normalmente durante los meses fríos. Este periodo o fase suele durar de 45 a 90 días.

Calificación: 4.4/5 (49 votos).

También te interesará:

Envía un comentario

Send this to friend

Más en Gato
Taxonomía de los gatos
Taxonomía de los gatos

Cerrar