Menú

Tortugas marinas

Tortuga marina

Las tortugas marinas son reptiles con caparazón que existen hace más de 150 millones de años y pudieron sobrevivir a todos los cambios del planeta.

Tuvieron su origen en la tierra, pero poco a poco fueron evolucionando y adaptándose al medio marino, diferenciándose del resto de reptiles.

Existen ocho especies de tortugas marinas, agrupadas en dos familias, las Dermochelyidae y las de Cheloniidae y generalmente viven en mares templados o cálidos. De esas especies, cinco se encuentran en Brasil. En la costa andaluza hay ejemplares de dos especies, la tortuga laúd (Dermochelys coriacea) y la tortuga boba (Caretta caretta). El resto de especies son la tortuga verde, tortuga carey, tortuga bastarda, tortuga olivácea y Flatback. Las tortugas marinas son animales generalmente solitarios que pasan el 90% de su tiempo en mar abierto.

Estas condiciones han dificultado su estudio como animal, por lo que muchos aspectos de su vida siguen siendo un misterio.

Además, hay que destacar que a diferencia de otras especies, las tortugas marinas rara vez conviven entre sí.

Las primeras 48 horas de vida de las tortugas marinas son cruciales. Desde que sale de su cascarón debe viajar desde la playa hasta el mar por sus propios medios sin ayuda de nadie. Esto significa salvar a los depredadores además de tener que conseguir su propio alimento.

Nacimiento de una tortuga marina

Ya en mar abierto, las tortugas marinas tienen que hacer frente a las fuertes corrientes. Por esta razón, su visión es limitada.

Una habilidad característica de las tortugas marinas es la de migrar y después ser capaces de regresar a la misma playa para anidar. Esto ha sido objeto de múltiples estudios, llegando a la conclusión de que las tortugas pueden detectar los campos magnéticos de la tierra para determinar latitud y longitud y así poder navegar y situarse, aunque esto está todavía por confirmar.

Las tortugas marinas alcanzan la madurez sexual alrededor de los 7-8 años.