Menú

Tortuga mediterránea

Tortuga mediterránea

Las tortugas mediterráneas son una de las ocho especies que actualmente forman parte del género testudo con otras especies cercanas como la tortuga marginada, la tortuga rusa o la tortuga mora. A continuación se presentan algunas de sus características principales, así como otros datos interesantes sobre esta subespecie.

Características de las tortugas mediterráneas

Las tortugas mediterráneas son unos reptiles herbívoros y diurnos que pueden llegar a vivir tanto tiempo como los humanos y que se pueden encontrar desde la península ibérica, y también al oeste, hasta el límite sur del mar Negro. Junto con la tortuga marginada se trata de la única tortuga terrestre que se encuentra únicamente en Europa. Al destruirse sus hábitats y ser muy populares como animales de compañía se ha reducido su población salvaje haciendo necesario que se protejan para poder asegurar el futuro de la especie.

Dónde viven las tortugas mediterráneas

Las tortugas mediterráneas son una especie paleártica que vive solamente al sur de Europa. Su ámbito de localización va desde España hasta Rumanía y abarca también las grandes islas del Mediterráneo como son Córcega, Cerdeña y Sicilia. Viven también en distintas zonas de España como la Comunidad Valenciana, las Islas Baleares y Cataluña, así como también se las puede encontrar en Italia, en Francia, en Bosnia-Herzegovina, en Serbia, en Croacia, en Montenegro, en Bulgaria, en Albania, en Macedonia, en Rumanía, en Grecia y en Bulgaria.

Habitan siempre en zonas climáticas que están caracterizadas por tener inviernos suaves con precipitaciones moderadas y veranos con temperaturas elevadas, muy secos. Se trata de una especie que encuentra alimento y refugio en las zonas de vegetación baja y también en los arbustos de las maquias y los matorrales de las garrigas, pudiendo llegar a vivir también en altitudes templadas.

El dimorfismo sexual de las tortugas mediterráneas

Las diferencias entre machos y hembras, o dimorfismo sexual entre estas tortugas tiene lugar mediante los caracteres sexuales secundarios. Mientras los machos tienen unas medidas mucho más pequeñas y una cola muy robusta, larga y gruesa, las hembras tienen una cola pequeña y corta. Los machos tienen una forma cóncava en su plastrón para que sea más fácil que las hembras monte su espaldar mientras que las hembras presentan un plastrón plano. Además las escamas anales del plastrón de los machos son más anchas mientras que las hembras presentan unas escamas más altas.

Tortugas mediterráneas

Características de las tortugas mediterráneas

Las tortugas mediterráneas son unos animales que tienen una vista excelente ya que saben distinguir formas y colores y hasta son capaces de reconocer a todo tipo de personas. Estos animales tienen un buen sentido de la orientación y si se las mueve del territorio en que pertenecen suelen volver. Además son sensibles a las vibraciones de la tierra, pero sus oídos no están muy desarrollados. Su mejor sentido es el del olfato, que además es muy importante para que puedan buscar alimentos y garantizar la reproducción sexual.

En cuanto a su etología, se trata de animales ectotérmicos, que suelen exponerse al sol en las primeras horas de día para poder calentar su cuerpo y que las funciones metabólicas fluyan mucho mejor. Además, la exposición al sol les permite poder absorber rayos ultravioleta que les ayudan a sintetizar vitamina D y el incremento de la temperatura les ayuda a poder digerir mejor todo tipo de alimentos. En cambio, si las temperaturas sobrepasan los 27 grados estos animales excavarán aguajeros o se esconderán en grietas para poder refrescarse.

La hibernación de las tortugas mediterráneas

Cuando llega el otoño y bajan las temperaturas los reptiles puede dejar de comer hasta veinte días para conseguir vaciar sus intestinos de restos de comida y se van volviendo apáticas. En noviembre o en diciembre, según la latitud, estos animales empiezan a refugiarse o a enterrarse en lugares protegidos y entran en hibernación. Normalmente hibernan alrededor de los cinco grados, y si las temperaturas bajan de dos grados podrían llegar a tener daños cerebrales, pero si suben de diez podrían empezar a consumir demasiado deprisa las grasas del invierno y esto también sería peligroso para ellas.

La reproducción de la tortuga mediterránea

Al despertar de la hibernación, los machos empiezan a cortejar a las hembras, a morderlas y a golpearles el espaldar, subiendo incluso a su espalda para copular. Mientras tanto, el macho saca el pene, que ubica en la cola gruesa y emite un sonido. Las hembras en algunas ocasiones tardan hasta cuatro años en concebir, porque almacenan el semen en un órgano del oviducto.

Estos animales tienen una vida muy larga, muchos de ellos son centenarios y llegan a su madurez sexual cuando rondan los nueve años. Estas especies son ovíparas: ponen huevos en agujeros excavados en el suelo por las mismas hembras con sus patas traseras y suelen poner huevos entre dos y tres veces al año, normalmente entre mayo y junio, dependiendo el número de huevos de la medida de este animal.

Testudo hermanni

La alimentación de la tortuga mediterránea

La tortuga mediterránea es un reptil herbívoro que vive en un hábitat caracterizado por largos períodos de sequía en que debe alimentarse de hierba seca. Además, estos animales complementan su dieta tomando caracoles u artrópodos. Los caracoles les aportan mucho calcio, ya que el caparazón de estos animales es rico en esta sustancia. A veces también se alimentan de excrementos o de trozos de carroña, aunque su alimentación es vegetariana en general.

Estos animales comen a veces también excrementos y trozos pequeños de carroña, y aunque su alimentación es casi exclusivamente vegetariana, pueden añadir invertebrados en ocasiones. Se cree que pueden llegar a consumir hasta 60 especies de hierbas diferentes, y sobre todo toman mucha fibra y calcio, y algo menos de proteínas. En cambio no les sienta bien la fruta, ya que les suele provocar diarrea y parásitos.

Conservación de las tortugas mediterráneas

Las tortugas mediterráneas se ubican en el rango de especie Casi Amenazada a nivel global, ya que se trata de un animal que ha visto menguar significativamente el número de ejemplares total existente en los últimos años, hasta en un treinta por ciento.

En España es una especie en peligro porque su distribución es muy reducida, existiendo una sola población autóctona en Cataluña, mientras el resto de poblaciones son introducciones. En Baleares se trata de una especie de tortuga introducida por el hombre hace miles de años, resulta un error considerar que se trata de una especie con escaso valor patrimonial o con impacto negativo en el medio ambiente y que no debería de ser preservada, con lo que es considerada una especie casi amenazada. Para garantizar esta categorización aparece en varias Leyes de las legislaciones autonómicas del gobierno de Cataluña y en un Decreto de las Islas Baleares.

Amenazas de la tortuga mediterránea

Para entender cuáles son las amenazas que afectan a las tortugas mediterráneas cabe dividirlas en dos grupos grandes. El primero, las que afectan a sus individuos y el segundo, las que afectan a sus hábitats, aunque algunas de ellas afectan a ambos por igual.

Un problema muy importante es la degradación de las zonas en las que habitan o hábitats en los que vive por causa de los incendios forestales. Además, otra de las grandes amenazas que sufren las tortugas mediterráneas es la pérdida y la fragmentación de su hábitat. Esto se debe a cambios en los usos del suelo, a la expansión de los regadíos y al aumento de las infraestructuras varias, como por ejemplo las autopistas y las autovías.

Calificación: 4.8/5 (4 votos).

También te interesará:

Send this to friend

Más en Tortuga
Tortuga Carey
Tortuga Carey

Las tortugas Carey son unas tortugas marinas que actualmente se encuentren en peligro de extinción, ya que se trata de...

Cerrar