Menú

Águila Pescadora

Águilas Pescadoras

Os queremos presentar a la conocida como águila pescadora, la cual recibe dicho nombre dado que su alimentación se basa principalmente en peces, teniendo varias diferencias entre otras especies que al igual que esta comen peces. A continuación, tendrás toda la información al detalle de las características de las águilas pescadoras, como también su hábitat, su reproducción, entre otros datos que te pondrán al día de esta formidable ave.

Características de las águilas pescadoras

El nombre científico del águila pescadora es el de Pandion Haliaetus, y por lo que puedes comprobar, no se encuentra dentro de la clasificación tradicional que se les da a las águilas, es decir el de Accipitridae, sino que está dentro de la familia de los Pandionidae, por lo que, aunque se la conoce como tal, estrictamente no se trata de un águila. Por otro lado, se trata de la única especie dentro de los Pandionidae, puesto que el resto se ha ido extinguiendo con el paso del tiempo, por lo que cuenta con mucha protección para evitar que ocurra lo mismo con ellas.

Dentro de las diferencias de las águilas marinas, esta se va a sumergir por completo para conseguir sacar al pez, ya que las anteriores solamente tomarán aquellas presas que se encuentren cerca de la superficie, mojándose solo las garras. Otro punto que las va a diferenciar es que cuentan con un pico y unas patas de color azulado, muy cercano al blanco, que la hace destacar entre cualquier otra especie. Cuando miramos su cabeza, vemos que cuenta con bastante plumaje de color blanco, mientras que en la zona de los ojos posee una banda de color negro. Si miramos su cuerpo y su plumaje, podemos encontrarnos que su cuerpo es de color marrón oscuro, sin embargo, debajo de las alas, el vientre y parte de la cabeza tienen una coloración blanquecina.

Respecto a su tamaño, no se considera una de las mayores águilas que van a sobrevolar el cielo de prácticamente todo el mundo, pero tampoco se la considera la más pequeña. Cuenta con una longitud que va a sobrepasar los 55 centímetros, pero nunca llegando a los 60, algo que ocurre rara vez y tan solo para los ejemplares que se encuentran en cautividad o que son muy longevos. La envergadura de las alas puede llegar hasta los 1,70 metros, contando con un peso aproximado de kilo y medio, siendo en este caso las hembras más grandes y por lo tanto pudiendo llegar a pesar los dos kilos.

Tal y como te hemos comentado del pelaje, tal solo va a destacar los colores negros en la banda que tiene en los ojos, aunque ciertos ejemplares cuentan con algunas pequeñas manchas en la zona pectoral, como también en las puntas de las plumas situadas debajo de las alas.

Águila pescadora

Tipos de águilas pescadoras

Águila pescadora americana

El águila pescadora americana es uno de los tipos más grandes que se encuentran y que pertenecen a esta especie, siendo conocida por ser un símbolo y un icono para todos los estadounidenses. Cuenta con un cuerpo fuerte y unas alas potentes, al igual que sus garras que son capaces de atrapar peces con un tamaño mucho mayor que el suyo pero que levanta del agua prácticamente sin problemas. Cuando hablamos de su aspecto, posiblemente habrás visto alguna imagen por internet de ella, ya que es muy habitual, se trata de un ave que cuenta con un pico curvo de color amarillo, mientras que sus garras también tienen esta tonalidad. Respecto a su plumaje, el cuerpo es de color marrón pardo, mientras que la totalidad de la cabeza es blanca, sin bandas negras como las que te hablábamos en un principio.

Águila pescadora africana

Cuando hablamos de la especie africana, nos encontramos con un ejemplar mucho más pequeño y de reducido tamaño que la pescadora americana, pero, sin embargo, cuenta con muchos rasgos parecidos. Entre ellos destacar unas garras y pico de color amarillo claro. Donde se puede diferenciar con creces es en la coloración del plumaje, ya que, en este caso, tenemos un ejemplar que no solo tendrá la cabeza de color blanco, sino que también se le une parte del cuerpo, tanto a la espalda como en el pecho. Las alas si van a conservar la tonalidad marrón claro, al igual que las patas.

Hábitat del águila pescadora

Al alimentarse casi en su totalidad de peces, su hábitat natural va a ser aquel que se localice muy cerca de zonas con agua, tales como marismas, desembocaduras de los ríos, acantilados que den al mar, lagos o ríos. También, aunque en menor medida se les ha visto cerca de pantanos o humedales, ya que en estos lugares pueden encontrar muchos depredadores que le den caza, por lo que suelen evitarlos en la medida de lo posible.

Respecto a los lugares donde prefieren anidar, se sabe que los árboles altos y muy frondosos son los que más les gusta, siempre que se encuentren cerca de una zona de caza. Por otro lado, también buscarán cobijo en las zonas rocosas o en los acantilados, buscando ante todo la altitud, para evitar depredadores que puedan, o atacarles a ellos mismos, o a sus polluelos. Cuando una familia de águilas pescadoras anida en una zona en concreto, al año siguiente harán todo lo posible para alojarse en el mismo lugar, a no ser que otra especie le haya robado su lugar. Se trata de una especie que va a migrar a zonas más calidad cuando llega el invierno, momento en el que prefiere criar y cuando empieza su ciclo reproductivo.

Pandion haliaetus

Alimentación de las águilas pescadoras

Como hemos ido señalando, esta ave se va a alimentar de peces, y si en el caso de que se encuentra con mucha hambre, no consiguiendo hacerse con alguna buena pieza, podría capturar algún que otro animal, aunque no es lo más habitual, viéndose muy rara vez estos comportamientos. La forma de atrapar los peces que muchas veces pueden llegar a igualar su peso o incluso superarlo es gracias a unas garras que se encuentran divididas, con dos dedos hacia delante mientras que, a diferencia del resto de la especie, cuenta con otros dos hacia atrás, por lo que les facilita sumamente el agarre de sus presas, ya que a pesar de clavarles sus garras pueden llegar a soltarse si fuese de otra manera.

Para hacer sus capturas no planea para estirar las garras y agarrar a sus presas desde la superficie, sino que se mete al completo en el agua y es capaz de bucear durante unos segundos para dar caza a los peces. Esto puede llegar a ocurrir tanto a los 10 metros de profundidad, pero se han recogido casos de águilas pescadoras que han podido zambullirse hasta los 40 metros para conseguir alimento.

Debido a esta facilidad y a que no son aves muy agresivas, es común que otras águilas o rapaces habiten muy cerca de estas con tal de quitarles el alimento mientras están en pleno bueno, algo que ocurre también con su propia especie.

Reproducción de las águilas pescadoras

La época de celo de estas aves suele iniciarse después de haber migrado a un lugar más cálido, aprovechando las características del entorno para darle un nacimiento optimo a sus polluelos. Por lo general nos encontramos con una especie que va a ser monógama, sin embargo, se han detectado casos en los que existe una familia de tres miembros (dos hembras y un macho) además de las crías que salgan. Según el tamaño de la hembra y el estado de salud, podrá poner entre 2 y 5 huevos, aunque lo habitual siempre será una media que ronda los 3. En estas aves van a cuidar de los huevos tanto el macho como la hembra, tardando una media de 38 días en salir las crías. Desgraciadamente se han recogido datos en los que la mayoría de los polluelos no llegan a la madurez sexual, siendo un grave problema para su conservación, aunque no existe a día de hoy un riesgo de extinción, pero si es cierto que se les supervisa anualmente. Estas aves llegan a tener una esperanza de vida de unos 25 años en libertad, aunque suele aumentar considerablemente si estas se encuentran en cautividad.

Amenazas de las águilas pescadoras

Tal y como te hemos ido dejando entrever en el anterior apartado, tan solo un 30% de polluelos consigue llegar a su estado adulto, y esto es debido a que cada vez son más zonas las que son invadidas por los seres humanos, eliminando su hábitat natural y debiéndose de adaptar a otras diferentes, algo que le cuesta bastante hacer. También, cuando se dirigen a otras tierras se encuentran con más depredadores que le dan caza y que les hace que su especie no tenga la proliferación que se espera. Otros de sus males mayores se encuentran en los pesticidas y en las zonas contaminadas, ya que consumen pescado poco saludable para ellos, por lo que al final, terminan envenenados y en estos casos, tan solo aquellos que son más fuertes son los únicos que consiguen sobrevivir. Por otro lado, son muchos los cazadores furtivos que la tienen con una buena presa dado que se trata del único espécimen de la familia Pandionidae, algo que los hace muy valorados para los coleccionistas de estas aves rapaces. Actualmente, solo algunos países tienen ciertos controles sobre su conservación, evitando que estos cazadores se salgan con la suya.

Calificación: 0/5 (0 votos).

También te interesará:

Send this to friend

Más en Águila
Águila Calzada
Águila Calzada

El águila calzada es una de las especies más pequeñas que existen de esta familia actualmente sobre el planeta. Cuenta...

Cerrar