Menú

Araña camello

Araña camello

En algunas regiones de nuestro planeta, se le conoce como araña camello, araña sol o escorpión del viento, e incluso, en México, se le atribuye el singular nombre de matavenados.

Sin embargo, a pesar del aire de misticismo que rodea a estos animales, lo cierto es que la araña camello no es una araña en sí, sino un solífugo, un orden de los arácnidos que habita mayormente en las zonas cálidas.

En España, específicamente en la zona de levante, existe una subespecie de araña camello, pero contrario a la creencia popular, estos animales no son venenosos. ¿Quieres aprender un poco más sobre ellos? Sigue leyendo.

Características de la araña camello

Clase: Arachnida

Orden: Solifugae

Peso: 56 g

Tamaño: 1.5 – 15 cm

Longevidad: 1 año aproximadamente

Alimentación: Carnívora

Dieta: Insectívora

Reproducción: Ovípara

Cantidad de huevos: Hasta 200

Distribución: África y Oriente Medio

Hábitat: Zonas desérticas y tropicales

Número de especies: 1100 aproximadamente

Origen: 305 millones de años

El nombre científico de la araña camello es Solifugae, cuya traducción significa “huir del sol”, y en efecto, se trata de un comportamiento típico de estos animales con hábitos nocturnos. Los solífugos engloban en total unos 140 géneros de 1000 especies, pero las características de la araña camello hacen que sea un animal muy singular, pues poseen un exterior en forma de coraza y con tonalidades marrón que le permiten camuflarse con facilidad en su ambiente natural.

A primera vista, la araña camello parece más bien un escorpión, pues poseen ocho extremidades y dos pedipalpos de gran tamaño que utilizan para orientarse. Su cuerpo, divido en dos regiones (cefalotórax y abdomen), pero su aspecto más pronunciado son las piezas bucales o quelíceros, que utilizan para agarrar a sus presas.

A continuación, puedes encontrar más información sobre la araña camello.

Dónde viven las arañas camello

Las arañas camello habitan en gran parte de África, América y Asia, especialmente en los desiertos de Oriente Medio hasta África, y a lo largo de la costa suroccidental de los Estados Unidos y México. En España, también pueden encontrarse arañas camello, aunque se trata de una subespecie de tan solo 3 cm de largo.

El hábitat de las arañas camello se compone de matorrales, semidesiertos y zonas tropicales, aunque también pueden encontrarse en praderas y zonas boscosas. Generalmente, abundan en condiciones de sequía extrema, donde predominan las altas temperaturas. Gracias a su capacidad adaptativa, estos arácnidos han logrado sobrevivir durante millones de años.

Qué comen las arañas camello

Qué comen las arañas camello

Para comprender de qué se alimenta la araña camello, debemos conocer que son animales carnívoros. Los pedipalpos ubicados en la parte frontal de su cuerpo, poseen extremos bulbósicos capaces de agazapar a sus presas. La alimentación de las arañas camello se basa en pequeños roedores, lagartijas, pájaros, escorpiones, avispas, termitas y pequeños insectos.

Mientras consume a sus presas, la araña camello expulsa sus jugos gástricos para descomponer la carne, mientras que con sus quelíceros la divide en pequeños trozos. Habitualmente, estos arácnidos poseen hábitos nocturnos de caza, y aunque se cree que son peligrosos para el ser humano, pero esto es totalmente erróneo, si bien su picada puede ser dolorosa.

Cómo nacen las arañas camello

La reproducción de la araña camello es de tipo ovípara, y se les considera además como animales univoltinos, es decir, que se reproducen una sola vez al año. Para copular a la hembra, el macho puede aparearse directamente con ella, o bien, insertar el esperma en la cavidad genital femenina por medio de sus quelíceros.

Para saber cómo se reproduce la araña camello, debemos añadir además que, en cada puesta, la hembra puede llegar a concebir entre 50 y 200 huevos, los cuales resguardarán bajo rocas o lugares fríos y oscuros.

Además, resulta curioso el hecho de que la hembra acostumbra a ingerir una cantidad considerable de alimentos antes del apareamiento, con tal de obtener suficiente grasa para su existencia, ya que no abandonará la madriguera hasta que los huevos eclosionen.

Comportamiento de la araña camello

Comportamiento de la araña camello

Las arañas camello no son muy comunes a la luz del sol. Además de su resistencia o su gran fuerza, se conoce que estos arácnidos poseen una gran velocidad, capaz de alcanzar hasta los 16 km/h. También son muy buenas escaladoras.

Por otra parte, debemos conocer que estos arácnidos poseen una alta actividad metabólica a lo largo de sus vidas, de ahí su comportamiento frenético o acelerado. Por esta misma razón, las arañas camello poseen una esperanza de vida limitada, raras veces superior al año. En total, se conoce que posee unas nueve mudas a lo largo de su existencia.

Mitos y verdades sobre la araña camello

A pesar de que cobraron cierta notoriedad durante la Guerra del Golfo, algunos espacios sensacionalistas y el uso masivo de internet, terminó por otorgarle a la araña camello una popularidad negativa. En aquellos momentos, se creía que estos animales eran de un tamaño sorprendente, y que eran capaces de inocular su veneno hasta causar la muerte. Sin embargo, lo cierto es que las arañas camello no posee glándulas venenosas en sus quelíceros, y su picadura, si bien puede llegar a ser dolorosa, no resulta mortal para el hombre.

Del mismo modo, otra creencia errónea que aún se mantiene, es que las arañas camello persiguen a los humanos. En realidad, estos arácnidos corren tras la sombra de las personas y los camellos en el desierto, pues buscan mantenerse alejadas del sol y disfrutar de los ambientes frescos. Por otro lado, las arañas camello tampoco emiten chillidos.

Videos de las arañas camello

Araña camello gigante monstruosa, las arañas mas grandes del mundo, recopilacion

Araña Camello del desierto de Coahuila

Calificación: 5/5 (2 votos).

También te interesará:

Envía un comentario

Send this to friend

Más en Araña
Araña tigre
Araña tigre

Sus colores nos recuerdan ciertamente a un tigre, pero esta araña no es solo sorprendente por ello. ¿Sabías que un...

Cerrar