Menú

Las serpientes como mascotas

Las serpientes como mascotas

El carácter de las serpientes depende en gran medida de la especie que se trate. Una de las serpientes más comunes para utilizarlas de mascotas son las boas constrictoras, hermosas serpientes que pueden alcanzar un tamaño considerable. Esto es debido a su carácter dócil, la poca frecuencia con la que defeca, la facilidad para alimentarla y la poca necesidad que tiene de atención.

Pero una serpiente como la boa no será buena idea si el dueño es inexperto. Debemos recordar que se trata de animales salvajes, y como tales, pueden tener instintos agresivos.

El origen se la serpiente influye también en su carácter. Si son criadas en cautividad serán animales más acostumbrados a la presencia del hombre y a su manejo. Mientras que si se trata de serpientes adultas capturadas de su hábitat será más difícil que se muestren amistosas.

Una buena forma de saber si estamos preparados para tener una serpiente boa como mascota es conocer de primera mano otros casos de personas que nos cuenten su experiencia. Además, no debemos fiarnos completamente de los vendedores de reptiles ya que pueden omitir información que más tarde podremos echar en falta.

La peor razón para tener uno de estos animales como mascota es la de impresionar a la gente. Debemos pensar objetivamente si podemos darle un nivel de vida bueno y de calidad. No tener reparos a la hora de alimentarlas con conejos o hámsters, por ejemplo, o estar dispuesto a que alguna vez puedan mordernos.

La elección de nuestra serpiente es el primer paso y el fundamental a la hora de tener este animal como mascota. Por ello, realizaremos un examen visual y táctil del animal para cerciorarnos que tiene buena salud y buen carácter.

Examinar la serpiente

En el examen físico nos fijaremos en los ojos de la serpiente, deberán ser brillantes y estar alerta. Su cuerpo deberá ser redondeado y sin heridas. Si tiene irregularidades puede deberse a costillas quebradas.

Cuando la cojamos, normalmente se enroscará en nuestro brazo. Si saca la lengua frecuentemente es síntoma de buena salud. La boca también debe pasar revisión. Deberá estar limpia y sin heridas ni manchas. Su saliva debe ser de un color transparente y la boca de color rosado.

Si tiene puntitos oscuros moviéndose por el cuerpo, normalmente se tratará de parásitos externos. Hay que tener cuidado ya que se contagian muy rápido. Si la serpiente no se molesta en exceso en el examen, será síntoma de que su carácter es dócil.

Espacio necesario

El espacio de que disponemos en el hogar es un factor importante ya que las boas, junto con las anacondas y las pitones, son serpientes gigantes, aunque de estas tres, la menor es la boa.

En concreto, las  constrictoras pueden llegar a medir entre 2,5 y 5 metros de adultas, por lo que necesitan de un espacio suficiente para tenerlas en casa, de hecho, cuanto mayor espacio tengan para poder moverse, mejor. Como mínimo, una constrictora adulta deberá tener un espacio de 2 metros.Debemos tener en cuenta en peso de la serpiente a la hora de manejarla, ya que pueden superar fácilmente los 20 kilos.

Longevidad

Además de todo esto, otro factor importante a la hora de elegir este animal como mascota es su longevidad. Estas serpientes alcanzan fácilmente los 20 años de vida, por lo que deberemos tenerlo en cuenta para cambios futuros en nuestras vidas como por ejemplo cambios de casa, matrimonio, niños, etc.

Mantenimiento

Para mantener bien alimentadas a las serpientes podemos comprar su alimento en tiendas de mascotas. Su coste será parecido al de mantener a un perro. De adultas pueden comer unos cuatro conejos al mes, más o menos, dependiendo de la especie, de su apetito, de la época del año, etc.

Son animales que comen una vez por semana o por quincena, la limpieza de su espacio debe realizarse una vez al mes, no requieren de mucho tiempo y además no dan mal olor a la casa. El lugar para tenerlas se llama terrario y además de tener unas dimensiones adecuadas al tamaño de la serpiente, debe contar diversos aparatos que le proporcionan a la serpiente la calefacción y humedad que necesita.

Peligrosidad

Tratándolas adecuadamente y con cuidado, el riesgo se reduce al mínimo. Aún así, no debemos olvidar que son animales salvajes con instintos.

Pueden acostumbrarse a nuestra presencia y a que las manipulemos, pero si algo las asusta, pueden reaccionar mordiendo. Si algo que les hacemos les molesta, también pueden atacarnos. Otros casos de mordeduras es porque la serpiente confundió la mano de su dueño con comida.

Calificación: 5/5 (1 votos).

También te interesará:

Envía un comentario

Send this to friend

Más en Serpiente
Mordeduras de serpientes
Mordeduras de serpientes

Todas las serpientes muerden y esto puede acarrear serias infecciones si no se trata de forma cuidadosa e higiénica. Ya...

Cerrar