Menú

Culebra de herradura

Culebra de herradura

La culebra de herradura es una especie de culebra que la podemos incluir dentro de la familia Colubridae. Esta especie de culebra recibe el nombre científico “Hemorrhois Hippocrepis” y habita en las zonas de España y Marruecos.

Características de la culebra de herradura

Esta variedad de serpiente destaca por tener una forma estilizada. Su cabeza es puntiaguda la cual se puede diferenciar fácilmente con el resto del cuerpo. El tamaño de este tipo de serpiente suele ser grande, gracias a que cuenta con un tronco y una cola realmente larga. Esto quiere decir que el tamaño de la misma puede ser de un metro sin problemas, aunque en algunos casos se han encontrado ejemplares que han llegado a superar el metro y medio de longitud.

A pesar de su tamaño, es una culebra muy ágil a la hora de subir a los árboles y arbustos. Gracias a esto puede conseguir comida y alcanzar presas que de otra manera no podría conseguir porque suelen estar a grandes alturas.

El color de la culebra suele ser amarillo con manchas negras bastante predominantes las cuales quitan importancia al color amarillo. Y es que en su combinación dan la sensación de que es más oscura de lo que es. Por otra parte, hay que destaca la mancha en la parte de la cabeza en herradura la cual es la que da el nombre a esta especie de culebra.

Alimentación de las culebras de herradura

Esta especie de culebra cuenta con una dieta muy variada, recordando que la misma está activa durante el día y por la noche está mucho más apagada.

La dieta principal de esta especie de culebra suele estar formada por lagartijas, serpientes de un tamaño inferior al suyo, ratones o musarañas. También puede comer huevos o incluso aves, de aquí que haya desarrollado mucho la rapidez a la hora de subir a los árboles. Así consigue tener desprevenidas a sus víctimas y le es mucho más fácil capturarlas.

Hay que destacar que esta variedad de culebra suele ser muy agresiva y puede llegar a comer a culebras de su misma especie si son más pequeñas. Y como es una culebra que no tiene veneno, usa la técnica del estrangulamiento para matar a sus víctimas.

A la hora de defenderse de ataques de animales más grande, no será de las serpientes que intentarán huir, sino que se defenderá al máximo. No la importa el tamaño de su contrincante, siempre luchará. Para defenderse, en muchas ocasiones usará su cola como método de defensa. La misma la usará como látigo para hacer daño a su enemigo y tener alguna oportunidad de sobrevivir. Si nota que está en peligro y tiene un árbol alto cerca, entonces puede intentar la opción de subir rápidamente a lo más alto del árbol para escaparse.

Culebras de herradura

Reproducción de la culebra de herradura

Saber el sexo de la culebra es muy complicado, porque a simple vista el macho como la hembra son iguales. La única diferencia visible puede ser la del tamaño. Normalmente el macho suele ser algo más grande que las hembras. Cuentan con una cabeza un poco más ancha y una cola un poco más larga, de aquí que digamos que su tamaño es más elevado.

En cambio, las hembras suelen tener un número superior de escamas ventrales.

El periodo de celo de esta especie de culebra suele tener lugar durante los meses de mayo y junio. Durante estos meses se pueden ver mucha actividad en la especie, a la vez que las peleas entre los machos por conseguir a las hembras suelen ser muy comunes.

Cuando la hembra ha sido copulada por el macho ganador, el periodo de gestación suele ser de un mes. Pasado el mes, la misma busca un lugar adecuado para poder poner sus huevos. Normalmente suele apostar por las zonas húmedas y soleadas, aunque en otras ocasiones puede apostar por poner sus huevos bajo un tronco o debajo de un montón de piedras. Cada puesta suele contar con un número de 4 a 10 huevos. Estos huevos destacan por no ser muy grandes porque su longitud es de unos 6 cm y suelen estar unidos entre si por un líquido pegajoso.

Una vez realizada la puesta, la incubación de los huevos es de unos 2 meses, es decir, suelen nacer durante el mes de agosto o de septiembre. Pasado ese tiempo nacen las culebras. Estas tienen un tamaño de unos 20 cm en su nacimiento.

Hábitat de la culebra de herradura

Esta variedad de culebra siempre suele vivir en lugares que cuentan con buenas temperaturas, con una vegetación abierta y que cuente con elementos rocosos para poderse esconder y descansar. Además no suele ser raro verlas cerca de los ríos y en zonas altas siempre y cuando haya bastantes horas de sol donde capturar el calor del sol y poder sentirse a gusto. No suele superar los 1500 de altitud por el tema de temperaturas, pero en zonas de Marruecos puede llegar a vivir a alturas de hasta 2500 metros porque la zona es más cálida que la península.

Si quieres saber dónde viven las culebras de herradura, debes saber que las mismas viven en la mitad sur de la península ibérica y en el norte de Marruecos. Eso sí, dentro de la península ibérica también podemos encontrar ejemplares por toda el área del mediterráneo hasta llegar a la zona de Cataluña. Es decir, no superan los pirineos, el sistema ibérico ni el sistema central.

Hemorrhois hippocrepis

¿Es venenosa la culebra de herradura?

Una de las preguntas que nos solemos hacer cuando vemos a esta especie de culebra es si nos tenemos que alejar rápidamente de ella o en cambio no presenta ningún peligro.

La respuesta es que no tiene veneno, por lo que no resulta peligrosa para el hombre. Eso sí, si se siente muy amenazada puede intentar morder, lo cual puede suponer pequeñas heridas provocadas por sus pequeños dientes. Por este motivo es importante no acercarse para evitar posibles mordeduras. Y es que a pesar de no ser venenosas si pueden ser algo dolorosas.

¿La culebra de herradura está en peligro de extinción?

La respuesta es no, pero es una especie que está en ojos de los protectores de animales para conservarla.

Y es que a pesar de ser un animal que no está en peligro de extinción y no tiene veneno, es una especie de culebra que cuenta con un enemigo muy peligroso, el hombre. Esto se debe a que la culebra se acerca en muchas ocasiones a las zonas habitadas para buscar alimento y protección. La reacción del hombre nada más verla es protegerse por miedo, por lo que siempre acaban muertas.

Si te encuentras esta especie de culebra, debes tener en cuenta que la misma es totalmente inofensiva por lo que no debes matarla. Es más, es una culebra muy beneficiosa para el medio ambiente porque ayuda a controlar las plagas de ratones u de otras especies animales.

Si tienes la mala suerte de ser mordido por este tipo de culebra, debes saber que no hay veneno por lo que es una mordedura inofensiva. Esto se debe a que es una culebra con unos dientes muy pequeños.

Por otra parte, hay que destacar que muchos ejemplares de esta culebra suelen morir en las carreteras. La misma se acerca a la carretera para calentarse alentadas por el calor producido por el asfalto, pero los vehículos las atropellan y mueren en el acto.

Calificación: 0/5 (0 votos).

También te interesará:

Send this to friend

Más en Serpiente
Serpiente terciopelo
Serpiente terciopelo

Las serpientes terciopelo son unos curiosos reptiles en cuya especie machos y hembras tienen una fisionomía diferente, aunque al nacer...

Cerrar