Menú

Las serpientes más venenosas

Serpientes venenosas

Cuando oímos hablar de serpientes, muchas personas asocian estos animales con mordidas letales que pueden acabar la vida de una persona en cuestiones de minutos u horas. Sin embargo, el dato curioso es que, de las casi 3000 especies de serpientes que podemos encontrar en la naturaleza, solo un 10% son de tipo venenosas.

Su veneno se compone de una mezcla sintetizada de proteínas y enzimas. Las primeras desencadenan los efectos tóxicos y las segundas intervienen en el proceso de digestión de la presa. Algunos ejemplares pueden incluso “escupir” a sus presas, otros inyectan la toxina y se alejan de la presa hasta verle fallecer. En cualquier caso, el veneno tiene como función inmovilizar a la presa y actúa directamente sobre el corazón y el sistema nervioso de sus objetivos.

Sin más preámbulos, les dejamos con una lista de las serpientes más venenosas del planeta.

TAIPÁN

Oriunda del continente australiano, la Taipán es considerada la más letal dentro de todas las serpientes venenosas. Poco menos de una hora es lo que necesita este ejemplar para acabar con la vida de una persona. No obstante, existe un antídoto para la toxina, y es poco común sus encuentros con humanos. Su aspecto externo posee una coloración que varía desde el verde lima hasta el marrón claro y su dieta se compone principalmente de roedores, con una frecuencia de dos o tres veces a la semana. Con respecto al tamaño, puede llegar a medir entre 2 y 4 metros de longitud.

KRAIT

La serpiente Krait tiene una fuerte presencia en India y parte de China. Su veneno incide sobre el sistema respiratorio de la víctima causando espasmos constantes que desencadenan la muerte en pocas horas. Es capaz de alimentarse con ejemplares de su misma especie, además de ranas y peces. Su carácter nocturno combina con el aspecto negro azulado de su piel, lo que le proporciona un camuflaje perfecto. Por lo general, en confrontaciones con humanos, prefiere huir antes que atacar, aunque su veneno es de los más mortales que se conoce. Algunos ejemplares crecen hasta los 2.5 metros.

COBRA FILIPINA

De todas las cobras, la Filipina es la más mortífera. Dolores de cabeza, náuseas y vómitos, son algunos de los síntomas que produce su veneno, el cual además, puede ser escupido hasta una distancia de tres metros. Los encuentros de humanos con este ejemplar, que puede llegar a medir los dos metros de longitud, suelen ser bastante habituales en la región asiática de la cual toma su nombre, aunque es más común su presencia en zonas selváticas. Se alimenta principalmente de ratones, aves y pequeños mamíferos. Su toxina se ha venido utilizando en los últimos tiempos con fines médicos.

COBRA REAL

Serpiente venenosa taipan.

Si buscamos una serpiente de grandes dimensiones y que además posea un veneno letal, esa es sin duda la Cobra Real, originaria del continente asiático. Cuando se sienten amenazadas, elevan la parte frontal de su cuerpo (que puede llegar a alcanzar los cinco metros de longitud) y dilatan su cuello para dar esa imagen desafiante tan característica de las cobras. En cuanto al veneno, poseen una neurotoxina que causa la muerte por insuficiencia respiratoria, aunque como sucede con todas las serpientes, nunca atacan deliberadamente si no se sienten intimadas.

VÍBORA DE RUSELL

A pesar de no poseer un veneno tan tóxico como el resto de sus compañeras en esta lista, esta víbora es la que mayores incidentes reporta de ataques a personas. El líquido inyectado contiene propiedades coagulantes que producen necrosis en la región afectada, así como encías sangrantes, vómitos, dolores de cabeza y otros síntomas peligrosos. Su marcada agresividad, y su costumbre de visitar los cultivos en busca de roedores, le han ocasionado una fama negativa entre los habitantes de Nepal, Tailandia y Camboya. Físicamente, posee una tonalidad marrón oscuro y puede medir hasta un metro de longitud.

MAMBA NEGRA

La reina absoluta de África, en cuanto a serpientes venenosas se refiere. El interior negro de su boca, da sentido al nombre tan siniestro que posee. Además, es de las más veloces que existe, pues su velocidad de desplazamiento alcanza los 20 km/h y en cuanto al veneno, basta con decir que cada mordedura contiene 100 mg de sustancia tóxica y para aniquilar a un ser humano, solo es necesario una décima parte de esa cantidad. Rasgos tan peculiares como su velocidad, su precisión y por supuesto, su veneno, la convierten en la serpiente más peligrosa del mundo.

SERPIENTE MARRÓN ORIENTAL

Distribuidas principalmente a lo largo de la costa este australiana, esta especie de hábitos diurnos, es poseedora de un veneno que la ubica en la segunda posición de las más peligrosas, sólo por detrás de la taipán interior. Los síntomas de la toxicidad suelen aparecer transcurridas varias horas, ocasionando una muerte al instante por fallo respiratorio. Aunque evitan el enfrentamiento con humanos, sus necesidades de alimentación le llevan a frecuentar zonas pobladas en busca de roedores. Como se trata de un animal que reacciona a los movimientos bruscos, lo más aconsejable es mantenerse quieto mientras no se aleje del lugar.

SERPIENTE TIGRE

En todo el sur de Australia no existe animal tan letal como la serpiente tigre. Su porcentaje tan elevado de mortalidad le concede mención especial dentro de esta lista, sumado a la efectividad de sus movimientos, que en la mayoría de los casos, le permiten atacar y matar a sus víctimas en pocas horas, sino recibe tratamiento a tiempo. Su nombre obedece a las rayas contrastantes a lo largo de su cuerpo. Es un animal que gusta de asociarse en grandes grupos, y en época de reproducción es capaz de dar a luz a más de 40 crías, incluso más.

Calificación: 4.8/5 (9 votos).

También te interesará:

Envía un comentario

Send this to friend

Más en Serpiente
Serpientes de Coral
Serpiente de Coral

Distinguida por sus colores, temida por su veneno, la serpiente de coral es, sin duda, un ejemplar digno de contemplar...

Cerrar