Menú

Cobra

Cobras

La cobra es uno de las serpientes más características y que todo el mundo puede reconocer nada más verla. Esto es debido a que cuando se siente atacada o muy irritadas, aplanan las vértebras que están situadas en esa zona de su cuerpo para agrandarse y dar la impresión de que son mucho mayores y peligrosas. Si quieres conocer mucho más sobre estos reptiles te aconsejamos que sigas leyendo esta guía básica y aprenderás a como diferenciarlas entre las diferentes especies que existen de este género.

Clasificación de las cobras

De la familia de las Elapidae, las cobras, como se las conoce a este grupo de serpientes venenosas, habitan por lo general en las zonas de África y el sur de Asia, habiéndose conocido en la actualidad aproximadamente 20 especies del género Naja.

Se suele reconocer por su aspecto, teniendo en la zona de la cabeza unas extensiones de piel que consigue estirar y aplanar para dar una impresión mucho más aterradora. Además es una de las pocas serpientes que es capaz de ponerse erguida, lo que aumenta la sensación de peligro cuando un animal o una persona se acercan a ellas.

Cobra real

Cobra real o cobra de Birmania

Esta es una de las cobras más impresionantes que puedes encontrarte, ya que es considerada la serpiente venenosa más larga del mundo. La cobra real (Ophiophagus Hannah). De la cabeza a la cola es capaz de medir fácilmente hasta los 3,7 metros, pero se han encontrado especímenes de más de 5 metros y medio. No es una serpiente muy corpulenta, al contrario, tiene un cuerpo delgado que mueve con suma facilidad habitando por zonas del sur de China, Vietnam, Indonesia y alrededores. Podremos apreciar en estas serpientes que sus ojos son de color bronce intenso, y su cuerpo es parduzco o en muchos casos de color oliva.

Se alimenta de día, a diferencia de otras especies y su alimento principal lo componen otras serpientes, pudiendo ser estas incluso venenosas, aunque puede alimentarse de pequeños mamíferos. El veneno de la cobra de Birmania es muy tóxico y puede llegar a matar a una persona.

Cobra asiática o cobra de anteojos

Posiblemente si te dijeran que cerraras los ojos y pienses en una cobra, pensarías en la cobra de anteojos (Naja naja). Esta cobra recibe su nombre común por un dibujo que tiene en la espalda de su capucha, muy parecido a dos anteojos. Estas, a diferencia de sus hermanas las cobras reales, son mucho más pequeñas en longitud, siendo como máximo los dos metros. Cuando se sienten atacadas, queriéndose defender, se aúpan y ensanchan, llegando a tener una envergadura mayor que la de la cobra de Birmania.

La actividad suele ser por la noche, aunque también aprovecha a cazar en el crepúsculo, momento ideal para su alimentación, cazando desde roedores y aves, hasta otros reptiles.

En la India, lugar donde suele habitar, se la venera y se le trata con mucho respeto, debido a que es causante de muchos ataques y muertes durante todo el año. Igualmente se convierte en una atracción turística cuando se exhiben en espectáculos con flautas, habiéndole quitado con anterioridad los dientes y el veneno.

Veneno de cobra

El veneno

A pesar de ser uno de los venenos más potentes que existen, gracias a los antídotos que se han ido creando, la tasa de mortalidad se ha reducido notablemente, siempre y cuando sea suministrado a los pocos minutos de la mordedura.

La neurotoxina que tiene el veneno, afecta directamente al sistema nervioso del animal o de la persona, paralizándolo por completo.

Algunas especies de cobras, en especial la occidental, no solo es capaz de morder para inyectar el veneno a sus víctimas, sino que también puede escupir para cegar a la presa y atacarla con mayor facilidad. En ocasiones puede llegar a provocar una ceguera permanente ya que ataca a la córnea y nervios del ojo.

Desde hace décadas se ha descubierto, gracias a la innovación en la medicina y muchas investigaciones, que el veneno de las cobras tiene en su composición una enzima llamada lecitinasa, que es capaz de disolver con facilidad las membranas exteriores de los virus, pudiendo ser utilizadas para eliminar enfermedades víricas del cuerpo humano.

Mitología

Desde la antigüedad se le ha dado una gran importancia a este tipo de serpientes, adorándola y situándola como un símbolo importante en todas las representaciones religiosas. En las religiones egipcias se tenía a la cobra como una deidad representada en estos casos como Uadyet y también posteriormente como Uraeus, protectores del faraón y cuidadores de su bienestar. De igual manera, la cobra representaba el sol, algo que para los egipcios era primordial y sagrado.

Calificación: 4.4/5 (31 votos).

También te interesará:

Envía un comentario

Send this to friend

Más en Serpiente
Serpientes de Cascabel
Serpiente de cascabel

Son capaces de agitar su cola y ser escuchadas a una distancia de casi veinte metros, aunque su veneno no...

Cerrar