Menú

Serpiente

Serpientes

Las serpientes, también conocidas como ofidios, son reptiles que pertenecen al orden de los Squamata o animales escamosos, al igual que las iguanas, los lagartos y los camaleones. Caracterizadas por la ausencia de extremidades, las serpientes son animales que han sobrevivido desde el período Cretácico, y al día de hoy, se registran más de 3460 especies en todo nuestro planeta, aunque solamente 450 de ellas son de tipo venenosas. Te invitamos a que leas nuestra categoría sobre las serpientes para aprender de estos reptiles.

Características de las serpientes

Tamaño: 10 cm – 6 metros

Clase: Sauropsida

Orden: Squamata

Nombre científico: Serpentes

Número de especies: 3500

Peso: 200 gramos – 100 kilogramos

Longevidad: 9 años

Alimentación: Carnívora

Dieta: Todo tipo de animales

Reproducción: Ovípara

Distribución: Todo el planeta menos la Antártida

Período de incubación: 2 – 5 meses

Origen: 280 millones de años

Existen serpientes que pueden medir desde los 10 cm hasta los 10 metros de longitud. El esqueleto de estos asombrosos reptiles se compone de una gran cantidad de vértebras. Por ejemplo, las pitones poseen 400 de estas estructuras óseas, mientras que las víboras apenas 200.

Si se trata de las mandíbulas, la gran mayoría de las serpientes dispone de músculos muy fuertes, capaces de devorar presas enormes en unas pocas horas. Además, la mandíbula superior no se encuentra fuertemente fijada al cráneo, lo que le aporta mayor flexibilidad para engullir animales de gran tamaño en una sola pieza.

Otro rasgo común a las serpientes es la ausencia de extremidades, aunque se ha podido comprobar que las pitones y las boas poseen extremidades muy diminutas en su parte posterior (sin embargo, no participan en la locomoción, sino en las labores reproductivas).

Por otra parte, la cola de estos animales de sangre fría representa el 20% de la longitud de su cuerpo, y este a su vez se encuentra recubierto por una piel de escamas. Los párpados de las serpientes también son escamas transparentes y siempre se encuentran cerrados.

Cada cierto tiempo, la piel es renovada de una sola vez, algo que les permite a las serpientes eliminar parásitos y reponerse de las heridas.

Características de las serpientes

Las serpientes no tienen extremidades, se mueven con las escamas ventrales.

Cómo se desplazan las serpientes

Al no poseer extremidades, estos animales deben valerse de sus poderosas escamas para desplazarse por el terreo. En específico, las escamas ventrales son las que favorecen el movimiento hacia delante e impiden que la serpiente se desvíe hacia los lados.

A través de pequeñas ondulaciones que efectúa con su cuerpo, las serpientes logran así desplazarse a gran velocidad, y tan poderosas son sus escamas ventrales, que en algunas ocasiones, puede moverse incluso en línea recta.

Cómo son sus sentidos

La gran mayoría de las serpientes presentan un sentido de la visión muy pobre, razón por la cual deben valerse de su lengua para reconocer olores e interactuar con el medio que les rodea. Con un movimiento característico hacia arriba y hacia abajo, estos reptiles muestran su lengua y la devuelven a la boca para analizar la información y descubrir si se trata de comida o un peligro inminente que las acecha.

Al ser de tipo bífida, su lengua es capaz de reconocer un amplio espectro de aromas, e incluso, la dirección de donde provienen tales olores. Por otra parte, es necesario destacar que las serpientes no poseen oídos, y para escuchar, se apoyan en las vibraciones del terreno.

No obstante, algunas especies poseen visión infrarroja, lo que les permite determinar el calor de los objetos y animales a su alrededor. A través de sus sentidos, las serpientes pueden incluso expulsar la comida que acaban de engullir, en caso de que deban escapar.

Origen y evolución

Las serpientes existen en nuestro planeta hace unos 150 millones de años atrás. Los restos fósiles encontrados han podido determinar que los orígenes evolutivos de las serpientes estas especies evolucionaron a partir de lagartos acuáticos que podían llegar a medir hasta 15 metros de longitud.

No obstante, las serpientes han reducido su tamaño con el tiempo, algo que puede explicarse con la migración desde el agua hacia la tierra. Las mandíbulas articuladas también son un signo de evolución en las serpientes. Además, se creía que estos animales poseían extremidades y orejas que desaparecieron paulatinamente.

Dónde viven las serpientes

Las serpientes tienen muy pocos depredadores naturales: felinos, armadillos, mangostas, cocodrilos e incluso culebras que se alimentan de serpientes. Fuera de esto, el ser humano es el único responsable de la conservación de estas especies.

En muchos países, la carne de serpiente es muy solicitada, aunque la deforestación y la urbanización de algunas regiones también atenta contra la vida de estos reptiles. Con respecto a su hábitat, las serpientes no acostumbran a desplazarse grandes distancias, por lo que son habituales en regiones selváticas y zonas tropicales de temperaturas constantes.

Aun así, estos animales también pueden ser vistos en desiertos y sabanas, bajo la tierra, en el agua, y hasta en los árboles.

Dónde viven las serpientes

Las serpientes prefieren los lugares fríos y húmedos.

Qué comen las serpientes

La alimentación de las serpientes es de tipo carnívora, por lo que su dieta se compone de mamíferos, aves, insectos, peces, anfibios, e incluso ejemplares de su misma especie. Al no poseer estructuras dentales apropiadas, las serpientes deben engullir completamente a su presa (pueden consumir animales que superan su tamaño).

Durante la digestión, una serpiente permanecerá completamente inmóvil con tal de reponer las energías gastadas. Además, y dado el largo proceso de digestión, estos animales pueden pasar meses sin alimentarse. Al mismo tiempo, algunas especies se valen de su veneno para quebrar los tejidos de la presa. Aunque las serpientes venenosas son muy conocidas, también existe otro grupo que emplea la estrangulación como técnica de caza, estas son las serpientes constrictoras.

Como mencionábamos anteriormente, las mandíbulas de estos reptiles son extremadamente flexibles, por lo que pueden engullir animales muy grandes, como ciervos, monos y antílopes, aunque también se alimentan de huevos, caracoles, lagartijas, insectos y roedores, siempre comenzando por la cabeza. Se ha podido comprobar que las serpientes utilizan carnadas como gusanos y pequeños insectos para atraer a sus presas y devorarlas.

Cómo nacen las serpientes: huevos de serpiente

Como todos los reptiles, las serpientes son ovíparas, o sea, que ponen huevos. En el caso de la boa, esta es de tipo ovovivípara, ya que pone huevos pero los incuba en su interior hasta que eclosionan. Desde el punto de vista evolutivo, el desarrollo del huevo amniótico supuso una gran ventaja para la adaptación de estos animales.

Rodeado de líquido amniótico y con la presencia de una yema que da alimento a la cría, esta puede sobrevivir durante todo el período de incubación sin dificultades, además de que el caparazón del huevo previene la deshidratación. El proceso de reproducción de las serpientes ocurre generalmente durante la primavera y el verano, aunque esto también quedará condicionado por la disponibilidad de alimentos y las variables climáticas.

El macho llamará la atención de las hembras y peleará con sus adversarios para luego copular a la hembra. Finalizado el apareamiento, el macho proseguirá su camino, en parte obligado por la hembra que adoptará una conducta agresiva en lo adelante.

Generalmente, el período de incubación tomará entre dos y cinco meses. Tras la eclosión, la madre abandonará el nido, y las nuevas crías deberán cuidar por sí mismas a partir de ese momento.

Cuál es el comportamiento de las serpientes

Las serpientes pueden habitar en los árboles o permanecer en el suelo todo el tiempo, en dependencia de si tienen buena visión o no. Algunas especies pueden llegar a vivir hasta los 40 años, pero el período de hibernación durante el invierno es común a todas las serpientes.

Generalmente, estos animales buscan los lugares fríos, y se consideran animales solitarios y aislados. Rara vez podrán verse dos serpientes juntas, a excepción de la época de reproducción y de hibernación.

Las hembras no se diferencian mucho de los machos, por lo que estos, cuando encuentran un ejemplar de su especie, deberán acercarse para cerciorarse primero de que se trata de una hembra. Por su parte, las hembras son las que determinan si se aparearán o no, aunque aún se desconoce cómo se realiza el proceso de selección.

Cuál es el comportamiento de las serpientes

No suelen ser animales muy agresivos, pero si son territoriales.

Cómo es el veneno de las serpientes

El veneno de las serpientes es un tema muy popular entre científicos y aficionados de la biología. No obstante, no todas las serpientes son venenosas, y su principal funcionalidad no es para defenderse, sino para inmovilizar o matar a sus presas. Se trata de una especie de saliva que se expulsa a través de colmillos especiales llamados vipéridos.

Estos colmillos presentan una cavidad especial que inyecta el veneno cuando entra en contacto con la piel. En el caso de las cobras, estas presentan colmillos acanalados por los cuales desciende el veneno. Acompañado de las toxinas, el veneno también presenta agentes que favorecen la digestión de los alimentos, y en sentido general se encuentra compuesto por proteínas tóxicas que pueden dañar los tejidos, la sangre y el sistema nervioso.

Al mismo tiempo, la saliva de una serpiente venenosa contiene una enzima muy poderosa capaz de separar el tejido conjuntivo para favorecer la difusión del veneno en las mordeduras.

Qué tipos de serpientes existen

Nuestro planeta alberga más de 3000 especies y tipos de serpientes, algunas pequeñas, otras totalmente inofensivas, pero sin duda alguna, las que más interés despiertan en nosotros son las serpientes de gran tamaño, y por supuesto, las venenosas. Veamos un pequeño resumen de estos dos grupos.

Las cinco serpientes más grandes del planeta

  • Pitón Birmana: Se trata de una serpiente constrictora de carácter pacífico. Originalmente se desarrolló en regiones como la India, Nepal y Pakistán. Su promedio de longitud es de unos impresionantes 3.8 metros, pero se han encontrado ejemplares que superan los cinco metros de longitud.
  • Pitón amatista: Es de un típico color marrón con manchas oscuras o negras. Habitualmente puede ser encontrada en los árboles de Australia y Papúa-Nueva Guinea. Puede llegar a pesar 90 kilogramos y medir nada menos que 8.5 metros de longitud.
  • Anaconda verde: Una especie constrictora que ostenta el premio a la más pesada de todas las serpientes, aunque no la más larga, puesto que la pitón reticulada le gana en esta categoría. Aun así, estas especies pueden rebasar fácilmente los 10 metros de longitud.
  • Titano Boa: Se le considera la especie ancestral de las anacondas. Habitó en la tierra hace más de 60 millones de años, y a pesar de que muchos la consideran extinta, algunos científicos no descartan que aun pueda existir entre nosotros. El tamaño registrado de estos colosos: 12.5 metros.
  • Pitón reticulada: Oriunda del sudeste asiático, la pitón reticulada se considera la serpiente más larga del mundo. El ejemplar más largo encontrado hasta la fecha llegó a medir 14.8 metros de largo, con un peso aproximado de 450 kilogramos.

Pitón reticulada

La pitón reticulada puede pesar casi media tonelada.

Las cinco serpientes más venenosas del planeta

  • Taipán del interior: Su veneno es considerado el más tóxico entre todas las serpientes. Apenas 100 mg de este líquido podría derribar a 100 humanos y un cuarto de millón de ratones. No obstante, se trata de una especie pacífica y hasta la fecha no existen casos registrados de ataques a humanos.
  • Krait Azul: Habita en la región sur de Asia e Indonesia. Las Kraits son extremadamente agresivas, e incluso son capaces de asesinarse entre ellas. Aunque prefieren huir a tener que enfrentarse, una mordedura de esta serpiente es capaz de matar a una persona adulta en menos de 6 horas, incluso recibiendo atención médica a tiempo.
  • Taipán de la costa: Cuando el veneno de la taipán penetra en un organismo, rápidamente bloqueará las arterias y coagulará la sangre hasta le defunción de la víctima. En menos de una hora, cualquier persona puede perder la vida, aunque se han desarrollado antídotos que funcionan en la mayoría de los casos.
  • Marrón oriental: Esta especie es nativa del continente australiano y se considera la segunda serpiente más venenosa del mundo. Desafortunadamente para algunas personas, esta serpiente habita en la región más poblada de Australia, por lo que no son pocos los casos de mordeduras que se registran cada año.
  • Mamba negra: La mamba negra es la serpiente más venenosa del continente africano. Su carácter agresivo, su gran velocidad y su veneno tan letal, hacen de esta especie una de las más temidas en nuestro planeta. Para tener una idea: una mordida puede matar hasta 30 adultos.

Datos curiosos de las serpientes

  • La especie más pequeña del mundo es la serpiente hilo de Barbados y fue descubierta en el año 2006. Apenas miden 10 cm de largo.
  • Las serpientes de colores chillones son las más venenosas, aunque algunas subespecies también poseen esta característica para engañar a sus enemigos.
  • Las serpientes pueden achatar su vientre para planear entre los árboles.
  • Una serpiente puede permanecer hasta dos años sin alimentarse.
  • Las serpientes dan la impresión de que duermen con los ojos abiertos, ya que sus párpados son transparentes.
  • Los ejemplares del sexo masculino poseen dos penes que alternan durante la copulación.
  • La víbora de Russell es la que mayores casos de muertes registra cada año.
  • El veneno de las crías de serpientes es mucho más letal que el de los ejemplares adultos.
  • La mayor velocidad registrada de una serpiente es de apenas 6 km/h.
  • Las anacondas pueden estrangular con una fuerza de 20 toneladas.

Vídeo de la serpiente

Vídeo de una serpiente comiéndose un cocodrilo.

Calificación: 4/5 (5 votos).

Tipos de serpientes y más información

Send this to friend