Menú

Tití pigmeo

Tití pigmeo

Cuando pensamos en un mono “mono”, valga la redundancia, seguro que se nos viene a la cabeza el mono tití pigmeo, famoso por ser el más pequeño del mundo.

Características de los monos titís pigmeos

Solo pesa de media 100 gramos y mide, de la cabeza a los pies, entre 12 y 15 centímetros: cabe en una mano. A ello hay que añadirle la cola, que llega a alcanzar los 23 centímetros, que tiene anillos negros. Es de pelaje entre dorado parduzco, negro y gris en la cabeza y en la esplada y amarillo, naranja y rubio oscuro en los bajos. En la cara tiene motas blancas en las mejillas y otra línea blanca muy características entre los ojos. Camina a cuatro patas, tiene los dientes adaptados a su principal comida, la resina, y el cuerpo en general preparado para la vida arbórea que lleva, poseyendo unas moderosas uñas similares a garras para trepar (puede llegar a saltar cinco metros entre ramas) y siendo capaz de girar la cabeza 180 grados.

Es una especie que no se considera amenazada dada su amplia población, por lo que actualmente se encuentra en el Apéndice II del tratado CITES (se permite el comercio, pero con limitaciones para evitar la extinción). Hay algunas zonas en las que está amenazada, no obstante, por su uso como mascota (por ejemplo, Ecuador) o por la desaparición de su hábitat. En lugares donde la presencia humana es abundante, los titís suelen volverse menos agresivos, menos juguetones y más silenciosos. Además, se introducen en partes más altas de los bosques lluviosos de lo que normalmente haría. La captura de estos animales causa cambios en los sonidos que emiten.

Comportamiento del mono tití pigmeo

Los titíes viven siempre en grupos pequeños, de dos a nueve miembros. Cada uno incluye un par de adultos fértiles, hembra y macho, más la camada. Emplean señales particulares para alertarse del peligro entre familiares, tanto sonidos vocals como gestos y emisiones químicas. Se cree que lo hacen para mantener la cohesión grupal y alejarse de otras manadas. Forman sistemas sociales compuestos por los pequeños titíes, sus padres y sus hermanos, en los que cuidan los unos de los otros y se comunican vocalizando o balbuceando cuando son más jóvenes, de manera muy parecida al desarrollo de los niños humanos. Los hermanos también se encargan de las crías, que necesitan mucha atención, y de paso aprenden también a cuidar a sus fruturos hijos. Las hembras pueden incluso detener la ovolución para dedicarse de la prole, que llega a tener hasta cinco cuidadores por cada pequeño tití, encargados de darle de comer y de mantenerlo a salvo de los depredadores.

Titís pigmeos

Los grupos se comunican entre ellos para mantenerse juntos durante las comidas, la caza y los viajes. Es bien conocido y estudiado su sistema de comunicación, que es bastante complejo y utiliza una serie de llamadas rápidas. La frecuencia de esas señales está determinada por el medio ambiente y la distancia a la que pueden ser audibles; el entorno en el que viven suele apagar los aullidos, por lo que para mantenerse en contacto a grandes distancias emplean bajas frecuencias, menos sensibles a la distorsión. También se imitan unos a otros y cambian sus emisiones durante el cortejo. También emplean olores para indicar el estado reproductivo de las hembras y realizar despliegues visuales de pavoneo para marcar el terriotorio en el caso de los machos.

Son animales que no tienen una época de celo determinada y que suelen dar a luz gemelos una o dos veces al año. De emparejamiento son habitualmente monógamos, aunque a veces las hembras tienen más de una pareja sexual y los machos se encargan de cargar con las crías a la espalda. Existen difrencias en la búsqueda de comida entre ambos sexos, aunque varía dentro de la especie. Los machos suelen dedicar menos tiempo a esta tarea debido a su responsabilidad de vigilancia de los depredadores y de las crías, mientras que las hembras sin crías suelen ser las que se encargan más del alimento, al no tener cargas físicas.

¿Dónde viven?

Los titíes pigmeos mantienen una dieta basada en la savia de los árboles. Meten los dientes en los huecos de los árboles adecuados para estimular su circulación y luego la chupan con la lengua. También consumen insectos que son atraídos por las heridas abiertas de los árboles de donde brota la savia, particularmente las mariposas. Comen también fruta y néctar ara completar la alimentación. Los grupos de titíes ocupan entre 0,1 y 0,4 hectáreas y acostumbran a centrarse en uno o dos árboles cada vez para alimentarse. Se desplazan a sitios nuevos una vez que han agotado la savia de un árbol o cuando tienen que competir con los tamarinos. Además de escalando y picando, también acceden al alimento de las plantas a través de sus exudaciones como la resina y el látex.

Es un animal que encontramos abundante en el oeste de la cuenca del Amazonas, que se extiende por Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú. Hay dos variedades: los titís del este, que además del Amazonas encontramos en Acre (dentro de Brasil), el norte de Bolivia y el este de Perú, y los titís del oeste se extienden por el estado brasileño de Amazonas, el sur de Colombia, el noroeste de Ecuador y el este de Perú. La distinción entre uno y otro hábitat suele determinarla los ríos. Se trata de un mono que acostumbra a vivir en la parte baja de los bosques de hoja perenne maduros y a menudo cerca de los brazos de agua. Podemos encontrarlo desde el nivel del suelo hasta los 20 metros de alto en los árboles, porque normalmente no trepa hasta la copa de los ríos, y se detiene en zonas de agua depositada un mínimo de tres meses al año. La densidad de población que pueden alcanzar depende directamente de la disponibilidad de comida que tengan.

Calificación: 4.5/5 (10 votos).

También te interesará:

Send this to friend

Más en Mono
Mono tarsero
Mono tarsero

Primates poco conocidos, los tarseros o tarsios son unos monos a los que antiguamente se contaba en el mismo grupo...

Cerrar