Menú

Urgencias veterinarias: cómo conseguir dinero rápido y urgente

Urgencias veterinarias: cómo conseguir dinero rápido y urgente

Si tienes que hacer frente a un gasto veterinario para curar a tu mascota y no tienes dinero, tienes que saber que la mejor opción para conseguir financiación es a través de un préstamo y rápido. Este tipo de préstamos suelen destacar por no tener demasiados requisitos y sobre todo por conseguir que el dinero esté en la cuenta bancaria en el menor periodo de tiempo posible. Todo esto hace que podamos tener la liquidez que necesitamos para poder conseguir hacer frente al gasto de la urgencia veterinaria.

¿Dónde solicitar dinero para una urgencia veterinaria?

Quizás la mejor opción para solicitar dinero rápido y urgente es solicitarlo a través de internet. A través de este medio podrás encontrar una amplia variedad de empresas que estarán dispuestas a dejarte una pequeña cantidad de dinero para que puedas pagar al veterinario. Para que te hagas a la idea, la gran mayoría de préstamos rápidos suelen ofrecernos hasta 300 euros si somos nuevos clientes. Y ese importe puede aumentar si ya hemos devuelto sin problemas la primera línea de crédito. En este caso, el importe máximo a financiar puede llegar a ser de hasta 1000 euros. Es importante que tengas en cuenta que en el mercado hay una amplia variedad de préstamos rápidos entre los que elegir. Pero no todos son iguales, por lo que antes de elegir una opción u otra es importante comparar y estar seguros de que es lo que realmente necesitamos. No te olvides mirar el tiempo de devolución, ya que por regla general suelen ofrecer poco tiempo para devolver el dinero.

Otra opción puede ser la de solicitar un préstamo personal. La desventaja de esta línea de crédito es que suele ser más lenta, sobre todo si no tenemos un préstamo preconcedido. Si tienes tiempo para pagar al veterinario, puede ser la opción más recomendable. Una vez concedido el dinero que necesitas para pagar la urgencia veterinaria, debes saber que el tiempo para devolver el dinero será mayor. Es decir podrás disfrutar de cuotas mensuales mucho más económicas, por lo que no tendrás que asumir tanto riesgo. Además, este tipo de financiación suele tener unos intereses más económicos, de aquí que la financiación seguramente te salga más económica. Como te he comentado en la opción anterior, lo importante se comparar para tener la certeza de que realmente vamos a solicitar algo que realmente nos interesa.

Otra alternativa puede ser que el propio veterinario nos financie la intervención. Es verdad que buena parte de las clínicas no nos ofrecen esta opción, pero las clínicas grandes sí que nos permiten disfrutar de una financiación que en muchas ocasiones se suelen adaptar a las necesidades del cliente. Si tras examinar esta vía te das cuenta de que es competitiva, seguramente sea la mejor opción para hacer frente al gasto imprevisto del veterinario.

Si las anteriores opciones no te sirven por cualquier motivo, también debes saber que puedes conseguir dinero rápido a través de una tarjeta de crédito. Estas tarjetas te permitirán conseguir liquidez en el instante, pero a cambio de unos intereses elevados, de aquí que no te recomiende esta alternativa a no ser que sea la última opción de financiación que te queda.

¿Solicitar financiación online o físico?

A la hora de pedir dinero lo podrás hacer por internet o físico. Siempre que lo hagas a través de una empresa profesional podrás tener la certeza de que todo irá sobre ruedas.

La ventaja de pedir el dinero por internet es que cada vez hay más opciones entre las que elegir, lo que hace que resulte mucho más sencillo disfrutar de la financiación que mejor se adapta a nuestras necesidades. A esto hay que añadir que la financiación online suele ser mucho más rápida y exigir mucho menos papeleo, lo que hace que disfrutarla resulte mucho más sencillo.

La opción física no la tienes que olvidar ya que en ocasiones podemos conseguir cosas curiosas y competitivas. El problema es que tendremos que desplazarnos, hablar de manera directa con la persona que nos va a prestar el dinero y esperar a que el dinero nos sea concedido, lo cual en ocasiones puede tardar bastante. Es decir, puede que no se adapte a nuestras necesidades si necesitamos tener el dinero en el menor periodo posible.

Sea cual sea la opción elegida es importante apostar siempre por la opción más económica posible y que mejor se adapte a nuestras necesidades. A la hora de solicitar este tipo de financiación te tienes que fijar en el interés y en las posibles comisiones a pagar. También es importante fijarse en si hay que contratar algún producto vinculado para conseguir el interés que se nos muestra en la oferta. No hay que olvidar mirar el tiempo que tenemos para devolver el dinero y la cuota mensual que tendremos que abonar. No hay que olvidar que antes de firmar hay que leer bien el contrato para tener la certeza de que realmente vamos a firmar lo que queremos contratar. Recuerda, lo que firmes es lo que valdrá, de aquí que sea tan importante leer antes de firmar. Que la presión no te pueda, lee todo bien para evitar problemas y que te hagan pagar más dinero del que te habían dicho antes.

Y ahora que ya tienes el dinero, ya puedes llevar al animal al veterinario para que lo pueda curar y pueda volver a disfrutar de una buena salud.

Calificación: 0/5 (0 votos).

También te interesará:

Envía un comentario

Send this to friend

Más en Mundo animal
Seguro para perros y gatos
Seguro para perros y gatos

¿Tienes una mascota y te estás planteando asegurarla? Nuestros expertos te cuentan qué cubren habitualmente los seguros para perros y...

Cerrar